República Dominicana registró 111 feminicidios en 2016


El Observatorio Político Dominicano (OPD), indicó que en el año 2016 el país registró 111 feminicidios, de los cuales 88 eran íntimos.

La estadística fue recopilada en el cuadernillo “Feminicidios en República Dominicana durante 2016”, documento en el que se muestra que la cantidad de casos de este fenómeno están divididos entre íntimos, perpetrados por familiares, por desconocidos, por conocidos e infantiles.

Rosa Alcántara, coordinadora de la carrera de Comunicación Social del Instituto Tecnológico de Santo Domingo; Ivannia Rivera, diputada por la provincia Puerto Plata; Greidys Roa, coordinador de la Unidad de Políticas Públicas del OPD; Flor Batista Polo, autora y coordinadora de la Unidad de Poder Legislativo; Dilenia Medina, coordinadora de la Unidad de Sociedad Civil del OPD; Sonia Díaz, viceministra de Políticas de Igualdad del Ministerio de la Mujer; Solange Alvarado, directora del Centro de Atención a Sobrevivientes de Violencia de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional y Ginnette Bournigal, diputada por la provincia de Puerto Plata.

El documento, autoría de la coordinadora de la Unidad de Poder Legislativo del OPD Funglode, Flor Batista Polo, señala que la falta de homologación en el concepto de feminicidio ha provocado la diversidad de clasificación en todo el mundo, por lo cual los tipos varían.

“Entendemos que datos como la edad, las armas utilizadas, los vínculos entre las personas y el historial son esenciales para la creación de políticas públicas efectivas. La desagregación de información en este sentido es esencial para la elaboración de políticas públicas preventivas y de seguimiento”, manifestó Batista Polo durante la puesta en circulación del cuadernillo, efectuada este 16 de noviembre en las aulas del segundo nivel de FUNGLODE.

Batista Polo sustentó que el grupo etario más vulnerable en este fenómeno es el de mujeres que se encuentran en edad reproductiva, de 17 a 36 años de edad; al registrarse que el 24.3 % de las víctimas era ama de casa y no realizaba ningún tipo de trabajo remunerado.

La investigadora agrega que el 9 % de los feminicidas pertenecía a alguna de las instituciones castrenses como la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, el Ejército y la Armada de la República Dominicana, mientras que el 23 % de los victimarios se suicidó una vez cometieron el hecho.
También, el estudio arrojó que 116 menores de edad perdieron a uno o los dos padres a causa de los feminicidios reportados en 2016.

Puesta en circulación

Al evento asistieron personalidades involucradas con los temas de género y violencia intrafamiliar, entre ellas la viceministra de Políticas de Igualdad del Ministerio de la Mujer, Sonia Díaz, quien manifestó que este tipo de investigaciones motivan a que los jóvenes se involucren en el tema, tomando en cuenta que el feminicidio es un fenómeno “desgarrante”.

También participó la directora del Centro de Atención a Sobrevivientes de Violencia de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional, Solange Alvarado, quien señaló: “En el tema de feminicidios hemos involucionado. El 2011 fue el año con más muertes de mujeres y este año va por el mismo camino”.

De igual modo, las diputadas por la provincia Puerto Plata, Ginnette Bournigal e Ivannia Rivera, coincidieron en que se debe formar un equipo para que este fenómeno disminuya, en el cual el Estado tenga la responsabilidad de crear políticas públicas favorables, la familia de suavizar la violencia y adaptar un lenguaje positivo y las escuelas de crear conciencia en los estudiantes.

La coordinadora de la carrera de Comunicación Social del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), Rosa Alcántara, valoró el hecho de que en el texto del OPD-FUNGLODE se muestren “datos innovadores” relacionados a las víctimas invisibles, los niños huérfanos, las edades de los victimarios y las víctimas; las armas y qué hace el agresor tras cometer el hecho.

Cuadernillo OPD

Batista Polo informó que los primeros dos capítulos del texto tratan los aspectos metodológicos y antecedentes del feminicidio, planteando las evoluciones en las teorías de este fenómeno y como se le agregaron y quitaron elementos con el transcurso del tiempo.

El tercer capítulo se concentra en los feminicidios ocurridos en 2016 en la región latinoamericana, resaltando la evidencia del aumento de este tipo de muerte con respecto al año 2015, pues para 2016 aproximadamente 2,958 mujeres y niñas murieron víctimas de la violencia machista. No obstante, dada la diversidad en las tipologías del feminicidio se estima que esta cifra puede ser más alta.

El cuarto capítulo contiene los diversos tipos de feminicidios, además, establece las pautas y acciones para garantizar una efectiva investigación sobre los casos de muertes violentas por razones de género.

El quinto capítulo trata sobre el marco jurídico que regula la problemática en el país. Aquí Batista Polo explica que hasta el momento, no hay leyes que reconozcan el feminicidio ni que lo penalicen. “En los últimos cinco años se sometieron tres proyectos de ley que reconocen esto como un delito y establecen penas que van desde los 30 a 40 años de prisión”, sostuvo.