Puerto Plata. Centenares de peces en una laguna ubicada en el distrito municipal de Maimón, provincia Puerto Plata, han sido envenenados en las narices del Consejo Dominicano de Pesca y Acuicultura (Codopesca).

Entre los peces envenenados recientemente se encuentran carpías y tilapias; sin embargo, la gente de allí asegura, además, que en la playa han hallado muertos decenas de peces loro, vedado por dos años mediante una resolución de Medio Ambiente que incluía las especies de tiburón, raya, pez loro o cotorra, pez cirujano y erizo negro.

Fuentes de la zona dijeron a corresponsales del diario Dominicanoshoy.com  que a pesar de que las autoridades de Codopesca acudieron al lugar durante el fin de semana, los peces muertos siguen apareciendo por cientos y temen que el comercio en la zona merme por dicha causa.

“Vinieron aquí, dieron dos vueltas y se fueron; conversaron con algunas personas, prometieron solucionar la situación, pero nosotros sabemos que esas son palabras baratas, porque desde que esa gente salió de aquí de Maimón, los peces muertos aparecen hasta en las cunetas”, dijeron miembros de la Asociación de Artesanos de la Bahía de Maimón.

Los comerciantes, más que preocupados por la merma de sus negocios, están asombrados, pues afirman que cada año centenares de peces mueren en esa laguna y las autoridades de Codopesca no toman carta en el asunto: “Parecería como si no les importara que algunas especies dejen de existir; no hacen caso a la palabra del Presidente de la República”.

“Aquí encontraron muertos carpías y tilapias; sin emabrgo, en las playas hay otras especies muriendo y ahí Codopesca no llegó, se limitó a los que aparecieron en esta laguna, que son importantes; pero, no tanto como el pez loro, que Danilo Medina prohibió su captura y comercialización”, agregaron.

Si bien es cierto que el envenenamiento de la laguna constituye una acción criminal, da pena y vergüenza ajena que la dirección de Codopesca no haya sido capaz de iniciar acciones contundentes para frenar este mal, que está dejando los ríos sin peces.