El príncipe Manvendra Singh Gohil, de 52 años y heredero del trono de Rajpipla en el estado occidental de Gujarat, está construyendo un centro para el colectivo LGTB en su ancestral palacio.

Es el único príncipe indio que reconoce su homosexualidad. “La gente aún recibe mucha presión de sus familias”, apunta y recuerda que algunos son forzados a casarse o partir de casa, y muchos no tienen donde ir. Así se expresa en declaraciones a la Thomson Reuters Foundation.

“No voy a tener hijos, así que pensé: ¿por qué no usar este espacio para un buen fin?”, explica desde su palacio, construido en 1927. Ofrecerá habitaciones, clases de inglés y habilidades para encontrar trabajo además de apoyo médico. Ha colaborado con asociaciones que ayudan a las personas vulnerables del colectivo LGTB y el proyecto lo está financiado con crowdfundind y donaciones..

El Tribunal Supremo de India acordó esta semana revisar una sentencia de 2013 que declaraba las relaciones homosexuales ilegales, y aseguró que la gente no puede vivir “con miedo” a causa de una decisión personal. Al respecto, el príncipe homosexual opina que si hay cambios en la ley muchas personas se animarán a salir del armario y vivir su vida de forma libre, algo para lo que muchos necesitan apoyo.

Una sala del Supremo compuesta por tres jueces concluyó que “un grupo de personas o individuos que ejercen su (capacidad de) elección nunca deberían permanecer en un estado de miedo”, y ordenó revisar la validez constitucional del artículo 377 del Código Penal indio, que criminaliza las relaciones homosexuales. La sala acordó enviar el asunto a un tribunal compuesto por más miembros, sin precisar el número de jueces o la fecha en que la sentencia será revisada, informaron medios locales.

La decisión llega después de que el Supremo ratificara en 2013 la validez del artículo 377 del Código Penal, una ley que data de la época victoriana y que había sido tumbado en 2009 por la Corte Superior de Nueva Delhi por anticonstitucional.

El colectivo LGTB espera que en esta ocasión el Tribunal Supremo despenalice las relaciones homosexuales. El abogado y activista homosexual Bharat Bhushan, uno de los organizadores del desfile gay de Delhi, confió a Efe que “la mentalidad de los jueces puede haber cambiado y habrá algo positivo” sobre la revisión del artículo 377.

Bhushan señaló la importancia de la sentencia del Tribunal Supremo de agosto del año pasado, en la que el órgano judicial declaró la privacidad un “derecho fundamental” de los ciudadanos y la orientación sexual como un “atributo esencial” de la privacidad. “El juicio sobre la privacidad dio esperanza a los defensores de los derechos de los homosexuales”, aseguró.

Compartir
Bloggero, diseñador web y amante del campo!