Nueva York.- Romeo Santos volvió a desahogarse frente a sus fanáticos que abarrotaron el Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York para disfrutar del segundo concierto de la gira “Golden”.

El rey de la bachata defendió su hombría y su fe en Dios diciendo que “a veces nosotros los artista nos ganamos reputaciones que no nos pertenece”.

La nota de elCaribe indica que el cantante reconoció que como ser humano tiene “imperfecciones y defectos” pero que por lo general “las cosas que escucho de mí no son las que me pertenecen”.