Al vencerse el plazo dado por la Orden Salesiana en República Dominicana para que el sacerdote Rogelio Cruz se traslade a Colombia a realizar un curso de renovación sacerdotal, de tres meses, se establece que en las oficialías del Estado Civil hay registradas varias declaraciones de nacimiento en favor de varios niños en que el sacerdote figura como ‘padre biológico’ y como ‘declarante’.

La Junta Central Electoral ha confirmado como auténticas las actas de nacimiento, de declaración tardía, copias presentadas este lunes por el periódico Listín Diario , hechas por el sacerdote Ramón Rogelio Cruz Fermín, el padre Rogelio. En algunas de estas actas de nacimiento, como el caso de la declaración del niño Carlos de Jesús, Rogelio Cruz aparece como ‘Padre’ y como ‘Declarante’ del declarado, donde se consigna también el nombre de la madre. En otras actas Rogelio Cruz aparece solo como ‘Declarante’ y no se consigna el padre biológico del declarado, aunque sí está el nombre de la madre.

Indica el periodista Ruddy L. González que en una correspondencia del 15 de enero del 2017, remitida a Rogelio Cruz por el padre Francisco Batista, SDB, Inspector Superior de la Orden de los Salesianos, Inspectoría de las Antillas (copia en nuestro poder), se indica que “en la Oficialía del Estado Civil hay constancia de la declaración de varios niños que figuran como hijos tuyos, por lo que legalmente tienen un derecho a filiación y hay una obligación judicial de paternidad”.

No tenemos constancia de que Rogelio Cruz respondiera al Inspector Superior de la Orden de los Salesianos, padre Francisco Batista, SDB, la carta del 15 de enero de 2017 en que le señala, asimismo, cuatro faltas a la disciplina religiosa, relacionadas con: la Fundación Padre Rogelio Cruz, la declaración de nacimiento de los niños, las ausencias a la casa religiosa y de la Inspectoría y opiniones emitidas en material de doctrina moral y ética de la Iglesia.

Proceso de destitución en marcha

El proceso de destitución de Rogelio Cruz, como sacerdote de la Orden Salesiana, ha sido iniciado.

En enero de este año, la Inspectoría de la Orden Salesiana de las Antillas, ordenó a Rogelio Cruz trasladarse a La Ceja, Medellín, Colombia, a realizar un curso de renovación espiritual, por tres meses.

Y aunque dicho curso había sido solicitado por el propio Rogelio Cruz, en septiembre del 2017, el cura salesiano se ha negado a cumplir con la orden de su congregación y, por el contrario, ha denunciado que con ello hay un ‘plan’ de sacarlo del país debido a sus posiciones de denuncias sociales, acusando al Gobierno, las empresas mineras y a la propia Iglesia de ser los responsables de la decisión.

El 19 de febrero se le notificó a Rogelio Cruz que se venció el plazo dado por la Inspectoría de la Orden Salesiana para que cumpliera con el mandato de trasladarse a Colombia a realizar el curso. En vista de la negativa del cura, se le remitió una amonestación, con un nuevo plazo, el cual venció el 6 de marzo y tras la nueva notificación y en vista de su negativa, el 15 de marzo se inició el proceso de destitución en el Consejo de la Orden Salesiana como sacerdote de esa congregación, decisión que será enviada a Roma, a los organismos correspondientes de la cúpula de la Iglesia Católica.

Fuentes de la Orden de los Salesianos en el país comentaron que “Rogelio Cruz busca su destitución como sacerdote de la Iglesia Católica para dedicarse, sin ningún tipo de ataduras, si las hubiera tenido, para dedicarse como activista social a las luchas y denuncias que le han caracterizado”. Incluso, la fuente comentó tener informaciones de que “Rogelio Cruz está planeando participar en la vida política activa, como miembro de algún partido e incluso lanzar una candidatura a diputado”.

La última semana circuló, en busca de firmas, una carta a ser enviada al papa Francisco en que se “denuncia la trama” contra Rogelio Cruz “quien se ve acosado por una avasallante trilogía de poderosos intereses que incluyen sectores de la propia Iglesia, empresas de explotación minera y politicos corrompidos” y en la que acusan directamente al padre Francisco Batista, superior de los salesianos en República Dominicana, para ‘deportarlo’ del país.

“Yo no me voy del país, y menos a Colombia… ahora es que quieren que yo deje el compromiso con los pobres y que me dedique a rezar”, dijo Rogelio Cruz a la prensa en febrero pasado, a lo que la Inspectoría de las Antillas de la Orden de los Salesianos le respondió que el sacerdote “no ha sido trasladado de La Vega ni del país, a Colombia, sino que ha sido enviado a Medellín a un curso de renovación sacerdotal, de tres meses” atendiendo a una petición de Rogelio Cruz, el 28 de septiembre de 2017, en una carta al superior de los salesianos de Las Antillas, en que expresó “su deseo de participar en algunas de las propuestas de estudios y actualización pastoral que ofrece la congregación en Colombia e indicando al Superior las fechas en que podría participar en esos cursos”.

Grupos sociales, políticos y de la denominada sociedad civil, han cerrado filas con la rebeldía de Rogelio Cruz a realizar el curso de renovación sacerdotal que los superiores de su congregación le han ordenado. Han realizado marchas, declaraciones públicas y emitido manifiestos, así como la carta al Papa. En ese sentido el arzobispo de Santiago, Freddy de Jesús Bretón, recomendó a Rogelio Cruz que obedezca a sus superiores y tome un receso pues es “una decisión con la que no se acaba el mundo, pues no debería hacerse un problema de una cosa común”.

DETONANTE

Francisco Batista, Inspector de la Orden Salesiano de las Antillas, enviada el 15 de enero del 2017, fue el ‘detonante’ de la rebeldía de Rogelio Cruz con la Iglesia.

“El motivo de esta carta es para comunicarte mi preocupación sobre tu persona, y como religioso salesiano, y llamar tu atención sobre cuatro aspectos en los que estas faltando a la disciplina religiosa, explicitada a las Constituciones y Reglamentos que has profesado a la congregación a la que perteneces”, dice el padre Batista en su carta a Rogelio.

Y al detallar los cuatro aspectos “en los que estás faltando”, el padre Batista le recuerda sus conversaciones privadas en mayo del 2015, en las oficinas de la comunidad Domingo Savio, en La Vega, así como en los diálogos que ambos han sostenido en las oficinas de la Casa Inspectorial, en noviembre de ese mismo año, sobre la situación del sacerdote.

Los cuatro puntos, “en los que estás faltando”, y que cita la carta del padre Batista a Rogelio son:

•1ro. Fundación Padre Rogelio: a tenor del artítulo 188 de las Constituciones de la Sociedad de San Francisco de Sales, un religioso salesiano no puede constituir vitalicios, becas, legados para misas, fundaciones particulares o entidades benéficas sin permiso del Rector y su Consejo. Ya hemos hablado de esto y en el caso de la ‘Fundación Padre Rogelio Cruz’ aún no has solucionado nada, de manera formal e institucional. (el 3 de septiembre de 2017, Rogelio dijo, a través de la prensa, que había renunciado al cargo de presidente y como miembro de la Fundación que lleva su nombre. Se supo de que las operaciones de dicha Fundación han estado siendo arqueados).

•2do. La declaración de niños/as dándoles tus apellidos: En la Oficina del Estado Civil hay constancia de la declaración de varios niños que figuran como hijos tuyos, por lo que legalmente tienen un derecho de filiación y hay obligacion juridical de paternidad.

•3ro. Las ausencias de la casa religiosa y de tu Inspectoría, sin los permisos debidos del Superior, a tenor del Canon 665, s1, y del artículo 50 de nuestros reglamentos generales.

•4to. Algunas de tus opinions en material de doctrina moral y ética contradicen la doctrina y el magisterio de la Iglesia a la que perteneces y en la que ejerces el ministerio sacerdotal. En concreto, te recomiendo que rectifiques tus opinions y/o declaraciones sobre el aborto, tema en torno al que te has expresado en los medios de comunicación, distanciándote de lo que enseña la doctrina Cristiana desde el magisterio.

“Espero que reflexiones sobre estos cuatro puntos que te estoy señalando, con la esperanza de que la solución de ellos te ayuden a vivir en armonía con la vida religiosa que has profesado hace más de 30 años. Nunca es tarde, siempre se puede, basta que querramos y tengamos fe”, dice el padre Batista, superior de los salesianos en su carta a Rogelio, en la cual, asimismo, lo citó para el 9 de febrero del 2017, en sus oficinas, para “dialogar sobre otros aspectos, para que seas el verdadero salesiano que un día soñaste y que con ilusión profesaste en esta congregación”.