Los San Antonio Spurs brindaron ayer  una exhibición ante los Houston Rockets, el equipo con el mejor récord de la NBA que llegaba con una racha de 11 victorias seguidas, y avisaron a sus rivales de que deben tenerles muy presentes de cara a los playoffs.

No en vano, Spurs y Rockets ya se midieron la campaña pasada en las semifinales de conferencia, con triunfo 4-2 para los de San Antonio.



Los hombres de Gregg Popovich basaron su triunfo en su férrea defensa ante el mejor ataque de la liga, controlaron el partido de principio a fin y acabaron imponiéndose 100-83.



Los Rockets, con un balance de 62 victorias y 15 derrotas, son los líderes de la Conferencia Oeste y tendrán ventaja de campo durante todos los playoffs.



En cambio los Spurs se quedaron con un registro de 45-32 y reforzaron su cuarto puesto.

Este domingo, el ala-pívot LaMarcus Aldridge fue el mejor de la contienda con 23 puntos (11/19) y 14 rebotes. 

Entérate más:  Toros consiguen 14ª victoria seguida sobre Tigres

El escolta argentino Manu Ginóbili se quedó en seis tantos y cuatro asistencias en 20 minutos mientras el pívot español Pau Gasol apenas gozó de 10 minutos en los que firmó dos puntos y ocho capturas.

Por los Rockets, que no contaron con su base estrella Chris Paul, aquejado de molestias físicas, James Harden brilló con 25 puntos (8/19) y ocho pases decisivos.

– Golden State recupera la forma –

Más tarde, los Warriors, ya con tres de sus cuatro All-Stars en el quinteto inicial, se deshicieron sin problemas de los Phoenix Suns 117-107.

El alero Kevin Durant, con 29 puntos, 11 rebotes y ocho asistencias, evitó cualquier atisbo de sorpresa ante uno de los conjuntos con peor balance de la liga.

Klay Thompson, con 23 tantos, y Draymond Green, con 13 y 12 pases decisivos, lo secundaron.

Cuando quedan solo cinco encuentros para el final de la temporada regular, Golden State es ya definitivamente segundo del Oeste, con un récord de 56-21.

Entérate más:  César Valdez saca el pecho por el Licey para vencer a las Águilas

En Minnesota, Timberwolves y Jazz batallaron en un choque decisivo por los últimos puestos de entrada a PO.

Los locales, sin su escolta estrella Jimmy Butler, acabaron sucumbiendo ante el acierto exterior de los visitantes, que firmaron un 60,5% en el tiro, su mejor marca esta campaña.

El pívot dominicano-estadounidense Karl-Anthony Towns anotó 20 puntos pero se vio neutralizado por la actuación de los exteriores de Utah, personificada en el base español Ricky Rubio (23) y el escolta novato Donovan Mitchell (21).

Así, del cuarto (San Antonio) al décimo (Los Angeles Clippers) del Oeste solo hay cuatro juegos de diferencia. Los Jazz ascendieron al sexto (44-33) mientras los Timberwolves son ahora séptimos (44-34) y rezan por que Butler regrese pronto.

Antes, en el primer juego del día, los 76ers sellaron su décimo triunfo en fila al pasar por encima 119-102 de los Charlotte Hornets.

Sin Joel Embiid, los de Filadelfia se apoyaron en su novato Ben Simmons, quien rozó el triple-doble con 20 tantos, 15 asistencias y ocho rebotes.

Entérate más:  Tony Batista entrará al Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe

Por los Hornets, el español Willy Hernangómez maximizó su tiempo en cancha para firmar 15 puntos y 11 rebotes en 22 minutos saliendo desde la banca.