El toletero dominicano Gary Sánchez, de los Yankees de Nueva York, estuvo fino durante la última semana en las Grandes Ligas, en la que terminó dando una cátedra de bateo.

Si los Yankees han tenido un arranque halagüeño de temporada -segundos en la División Este de la Liga Americana- se debe en gran parte al desempeño del receptor quisqueyano.



Sánchez terminó el trayecto con ‘average’ .300 con cuatro jonrones (8 en la temporada) y la friolera de 11 impulsadas (27).



Los venezolanos Wilson Ramos, de los Rays de Tampa Bay, y Francisco Cervelli, de los Piratas de Pittsburgh, el dominicano Jean Segura, de los Marineros de Seattle, y el cubano Yonder Alonso, de los Indios de Cleveland, también tuvieron una semana espectacular con el bate.



Ramos y Cervelli fueron los líderes de la región con un promedio de .500 (7 imparables en 14 turnos cada uno), con cuatro vuelacercas el primero y dos el segundo. Ambos terminaron con ocho empujadas cada uno.

Por su parte, Segura terminó el período con promedio de .320 con un vuelabarda y Alonso con .240 y cuatro bambinazos. Los dos también remolcaron a ocho corredores para la goma.

También terminaron a todo tren la semana en el aspecto ofensivo fueron los venezolanos Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, y David Peralta, de los Diamondbacks de Arizona, así como los cubanos J.D. Martínez, de los Medias Rojas de Boston, y Yaenis Céspedes, de los Mets de Nueva York.

Cabrera fue un baluarte ofensivo para los felinos durante el trayecto al promediar .421 (8 en 19), con un batazo de cuatro esquinas y siete impulsadas, mientras su compatriota Peralta lo hizo para .340 con tres jonrones, dos de ellos en un juego, y también siete hombres enviados para la goma.

En tanto, Martínez concluyó el periplo con .409 de promedio, producto de 9 imparables en 22 veces al bate, con un cuadrangular y siete impuladas, al tiempo que su compatriota Céspedes terminaba promediando .400 (8 en 21) con dos batazos de circuito y siete fletadas.

Otros que hicieron cantar la majagua fueron los dominicanos Pedro Alvarez y Manny Machado, ambos de los Orioles de Baltimore, los llaneros Marwin González y José Altuve, de los campeones Astros de Houston, y el cubano Yoan Moncada, de los Medias Blancas de Chicago.

Entre Alvarez y Machado aportaron a los Orioles siete bambinazos y 11 empujadas.

Alvarez, con .280 de promedio, despachó en el trayecto cuatro cuadrangulares y Machado (.333) tres, con seis remolcadas el primero y cinco el segundo.

Por su parte, Altuve, el MVP (Jugador Más Valioso) de la campaña anterior en la Liga Americana, terminó el tramo con .375 (9 en 24) con dos jonrones y su compañero González .395 (7 en 17) con un batazo de vuelta entera. Los dos concluyeron con cinco remolcadas cada uno.

El cubano Moncada ha seguido a todo tren en la ofensiva de los ´patiblancos´ con un promedio de .420 (13 en 31), para liderar a los latinos en imparables con 13, incluidos tres bambinazos y cuatro remolques.

– Quintana se luce con serpentinas –

En el campo del pitcheo, el colombiano José Quintana (3-1) le dio en la semana una victoria a los Cachorros de Chicago sobre los Cerveceros de Milwaukee con siete sólidos episodios en blanco, en los que diseminó dos imparables solamente, con siete ponches propinados.

Otros lanzadores que lucieron finos en ese tramo fueron los dominicanos Ivan Nova (Piratas) y Johnny Cueto (Gigantes, 3-0), así como el zurdo cubano Gío González (Nacionales, 3-2).

Nova trabajó ocho sólidos capítulos en blanco con cinco abanicados aunque no tuvo que ver en la decisión final, mientras que Cueto lo hizo en una victoria frente a los Dodgers de Los Angeles con seis buenos capítulos, en los que esparció tres hits y una carrera.

Por su parte, el cubano González sometió a los Diamondbacks de Arizona con siete episodios, en los que permitió una sola carrera y abanicó a ocho bateadores.