En muchas ocasiones, la manera en la que comunicarnos puede evidenciar la forma en la que nos sentimos.

Aprender a conocer el llamado “lenguaje de la depresión”, puede ayudarnos a identificar si alguien cercano a nosotros está sufriendo de depresión y poder brindar nuestra ayuda.

Ojo con eso.