Santo Domingo.Impotente. Nerviosa. Preocupada. Así está la señora María Luz Rolchi, una vendedora de productos para salones de belleza que está a punto de perder todo lo que ha invertido en un apartamento que compró en el 1999, en el sector Invivienda, de Santo Domingo Este, porque no lo transfirió a tiempo.

Cuando en 2010 decidió traspasar el inmueble para ponerlo a su nombre, en el certificado de título, se encontró con la desagradable sorpresa de que tenía una oposición, porque la persona que le vendió perdió una demanda judicial y le embargaron los bienes, incluyendo el apartamento que le había vendido a María Luz.

María Luz Rolchi/ Foto Listindiario.com

Aunque ella tiene en su poder el título de propiedad y el acto de venta, el apartamento fue adjudicado al acreedor de la persona que le vendió, mediante la sentencia que está gestionando ejecutar.

Indica el periódico Listín Diario que toda esta preocupación se debe porque hace unos días recibió en su vivienda un acto de intimación del procurador fiscal José María Segura Mota, dirigido a la persona que le vendió, Felix Radhamés Moreta, quien figura aún en el certificado de título como propietario, mediante el cual se le otorga un plazo humanitario de 15 días, “para que desocupen voluntariamente el inmueble que ocupan, de no hacerlo desocupar dicho inmueble se procederá a desalojarlo con el auxilio de la fuerza pública”.