COLOMBIA.-Tomarse una selfie con la madame, la mujer acusada de ser la dirigente de la mayor red de proxenetismo en Colombia en la cárcel de mujeres de Cartagena, le costó el puesto a un funcionario de la alcaldía.

La fotografía genero indignación en Colombia y la renuncia del funcionario.

Sigue a EnSegundos en Google News