Poco importa que el conductor posea los datos para identificar a sus pasajeros y hasta cámaras en los vehículos, casos recientes apuntan a que a los viajeros de Uber se desatan de todas las maneras posibles contra los choferes cuando no están satisfechos con el servicio.

En las últimas semanas, al menos dos incidentes de altercados violentos han transcendido a redes sociales y se han vuelto de tema de discusión pública.

El más reciente que circula en un video tomado desde la cámara vehicular del taxista se reportó el 12 de octubre en Grand Rapids, Michigan.

La pasajera, supuestamente borracha, le lanzó una lata de cerveza al chofer luego de que éste se negara a llevarla a su destino. Inicialmente, la clienta había dado la dirección incorrecta.

Mientra se negaba a abandonar el auto, la mujer le argumentaba al inmigrante de origen somalí, que ni siquiera tenía el teléfono celular y le rogaba que la llevara a su casa.

Pero, cansado de supuestas ofensas verbales, el taxista grabó el comportamiento de la mujer.

El intercambio escaló al punto, de que la fémina abandonó el coche profiriendo insultos como: “jó****”.

En otro caso reciente, una clienta en Perú la emprendió con insultos y golpes contra un conductor de la app, porque el hombre se negó a llevarla a su destino, ya que se encontraba en el distrito del Sur de Lima.

Luego de que el chofer había accedido al viaje, se retractó. Fue entonces cuando la fémina se negó a bajar hasta que su novio llegara a buscarla.

La joven se defendió por la red social alegando que no saben la otra parte de la moneda y que “si hubiera sacado el celular cuatro segundos antes que él, otra sería la historia, pero qué vamos a hacer, estamos en el Perú”.

Sigue a EnSegundos en Google News