¿Te ha pasado que has cocinado y te sobró la mitad de una cebolla? Es probable que la hayas dejado a un costadito, al aire libre junto a otras verduras fuera de la refrigeradora. ¿Hacer esto es malo para tu salud?

El portal español La Vanguardia compartió un artículo en el que indica que la cebolla abierta es un imán para los gérmenes y absorbe todo lo que hay en el ambiente. Por lo tanto, si se consume un trozo sobrante después de cierto tiempo puede resultar nociva.

Otros especialistas indican que no es peligroso comer cebolla cortada el día anterior siempre y cuando se conserve a temperaturas de refrigeración

¿Cómo conservar la cebolla cortada para evitar riesgos?

Si te sobró la mitad de una cebolla, se aconseja envolverla rápidamente en una bolsita y guardarla dentro de tu refrigerador. Esto evitará la proliferación de bacterias y patógenos.

Indica el portal de MSN que si las cebollas están enteras no deben guardarse en la nevera, sino en un lugar seco y ventilado donde no tengan luz directa, y mejor sin amontonar. Al momento de comprar tu cebolla, fíjate de que la piel esté intacta, crujiente, y que no tengan brotes.