Un padre británico envió a más de 33.000 metros de altura un globo con helio en el que colocó un reno de juguete y una cámara, obteniendo de esa forma un video que crea la sensación en el espectador de que va montado en un trineo volador como el de Santa Claus, informa The Independent. De esta forma, David Taverner, ‘padre’ de la idea, quiso demostrarle a su hijo que todo aquello que surque su imaginación puede hacerse realidad.

El video del ‘trineo’, que superó en tres veces la altura de un avión, fue uno de los ganadores de los premios Go Pro, al ser grabado completamente por una de estas cámaras.

El ‘padre’ de esta experiencia audiovisual, indicó al medio británico que trabajó con un globo de helio de gran altitud, generalmente utilizado para las lecturas del tiempo, y que gracias a un ingeniero de vuelo pudo conocer dónde estallaría y dónde volvería a caer para recuperar el reno.

Fuente: RT