Diez militares, entre oficiales y alistados, están arrestados y son investigados por una comisión de generales superiores del J-2 y el S-2, del Ministerio de Defensa y Ejército de la República Dominicana (ERD), por el robo de dos fusiles, dos lanzagranadas y otros pertrechos militares de la fortaleza General Benito Monción de Mao.

La junta militar, conformada por varios generales cuya identidad no se reveló, investiga además las pérdidas de otras armas de fuego y pertrechos militares desaparecidos hace meses de la sede de la Cuarta Brigada del Ejército y que, según una fuente, fueron vendidas a civiles los cuales las llevaron a territorio haitiano.

Trascendió que dos desertares de las filas del ERD sacaron del recinto militar los fusiles M-16 A-2, numeración 8115059, y M-16 A-2 numeración 8120701, además de los lanzagranadas M203, No. 174237, y M203 No. 172905.

También lograron sacar de la fortaleza de Mao dos cajas de cápsulas para fusil M-16, calibre 5.56 milímetros, cada una con 20 cápsulas, dos cargadores para fusil y tres cápsulas de granada para M203.

El informante ligado a las investigaciones confió a El Nacional que los arrestados oficiales y alistados se ha determinado su presunta vinculación con una banda integrada por militares y civiles que sustraía las armas de la fortaleza y otros pertrechos militares, para que las comercializaran y sacaran del país a través de la frontera.

La fuente dijo que se logró descubrir el robo luego que se realizara una inspección en la Intendencia de la Cuarta Brigada, que arrojó la desaparición de los fusiles, pistolas, proyectiles y otros pertrechos militares.

Al detectarse el robo de los fusiles M-16, los lanzagranadas y otros pertrechos militares, se remitió un informe al ministro de Defensa, teniente general Rubén Darío Paulino Sem, y al comandante general del Ejército (ERD), mayor general Estanislao Gonell Regalado, quienes dispusieron conformar una comisión para indagar la sustracción.

Luego de trascender el hecho, ningún funcionario del Ministerio de Defensa ni del Ejército ha querido hablar del robo de las armas y municiones de guerra de la fortaleza General Benito Monción, donde está la sede la Cuarta Brigada del ERD, que dirige el coronel Wilson Castillo.

“No es cierto que las armas hayan sido recuperadas en Esperanza, eso es falso, seguimos las investigaciones y esperamos dar con los autores de esta repudiable acción, para investigarlos y someterlos a la justicia”, manifestó una fuente extraoficial.

En Mao, la junta de altos oficiales superiores del Ministerio de Defensa y de la comandancia general del ERD ha investigado a gran parte de los oficiales, suboficiales y alistados que prestan servicios allí, pero no se pudo establecer si han obtenido pistas sobre quién o quiénes son los autores del robo.

La fuente rehusó dar detalles sobre los dos militares desertores de las filas del ERD, a quienes se atribuye el robo de las armas y los lanzagranadas.

“Lo que sí te aseguro es que vamos a dar con los autores de estos aberrantes hechos, que vamos a apresar a los que se dedicaron a esta acción traidora a la patria y a las Fuerzas Armadas”, precisó