La compañía estadounidense Apple anunció este martes haber encontrado un acuerdo con la administración fiscal francesa para pagar diez años de impuestos atrasados por un valor estimado en 500 millones de euros.

“La administración fiscal francesa cerró recientemente una auditoría plurianual sobre las cuentas francesas de la compañía y el ajuste será comunicado en nuestras cuentas públicas”, dijo Apple a la AFP, confirmando una información del semanario L’Express.

Según la web de la publicación, la multinacional pagó unos 500 millones de euros en el marco del acuerdo alcanzado en diciembre. Este monto fue confirmado a la AFP por una fuente cercana al caso.

“Conocemos el importante papel que tienen los impuestos en la sociedad y pagamos nuestros impuestos en todos los países donde operamos, en total conformidad con las leyes y prácticas en vigor a nivel local”, dijo por su parte Apple, sin precisar el monto del acuerdo.

“Estamos orgullosos de la contribución de Apple a la economía francesa”, añadió el grupo, que asegura haber invertido el año pasado 800 millones de euros en subcontratas en el país y de apoyar cerca de 240.000 empleos en Francia.

Las negociaciones con el fisco francés se referían al impuesto de sociedades que pagó Apple en Francia en los últimos diez años, considerado demasiado bajo por el ministerio de Economía en relación a su facturación, en particular gracias a las ventas de teléfonos iPhone.

La facturación pasó de 6.600 millones de euros en 2008 a 47.700 millones de euros en 2017, según L’Express, que indica que esta cifra fue en gran parte ingresada en Irlanda, un país donde el impuesto es más débil (12,5% frente al 33% en Francia).