Un hombre que dijo ser familiar y luego amigo del Chapo Guzmán e intentó asistir a su proceso en Nueva York fue detenido el jueves porque tenía órdenes de arresto pendientes en su contra, constató la AFP en el cuarto día de deliberaciones del jurado, que culminó sin veredicto.

El hombre, de 40 y pocos años, entró en la sala donde los periodistas, fiscales y abogados del capo mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán esperan que el jurado anuncie si es culpable o no de traficar más de 155 toneladas de drogas a Estados Unidos luego de tres meses de juicio, y se sentó en los asientos reservados para familiares.

Cuando un alguacil le preguntó si era de la familia, el hombre respondió que sí de mal tono. El alguacil entonces le ordenó que saliera de la sala y se fuera a otra habitación, enfrente, donde el juicio es transmitido por circuito cerrado de televisión.

Unos ocho alguaciles lo sacaron luego de allí y se lo llevaron esposado. Un guardia de seguridad dijo que tenía órdenes de arresto en su contra.

La fiscalía confirmó que el hombre, René Javier Rivera Martínez, fue arrestado y entregado a la policía migratoria.

Antes de su arresto, el hombre dijo a la AFP que era italiano y amigo del Chapo, no familiar. Contó que fue a Nueva York por 15 días, a someterse a una operación en la boca tras un accidente de motocicleta.

“Toda mi familia es amiga de la familia del Chapo. Como estoy en Nueva York, mi madre me llamó por teléfono y me pidió que viniera a darle apoyo” al Chapo y a su esposa Emma Coronel, dijo el hombre en un español con acento.

Aseguró que su familia es muy conocida y trabaja en finanzas y en la moda, y que tienen casas en Milán, Ibiza, Madrid, Malibú y México. “Soy la oveja negra de mi familia”, aseguró, antes de contar sus planes para asistir a la ceremonia de los premios Oscar.

El juicio del Chapo es abierto al público, y al mismo han asistido increíbles personajes, muchos de ellos fans del mítico capo, como una pareja de mexicanos que reside en California y que asistió al proceso para celebrar su 11º aniversario de bodas, o una mujer conocida como “la reverenda”, vestida con una chaqueta de sacerdote negra, que se arrodilla frente a la corte en las madrugadas para rezar por el capo, Biblia en mano.

Este jueves el jurado, que ya ha deliberado 24 horas, volvió a pedir un nuevo testimonio, el de “Chupeta”, el colombiano Juan Carlos Ramírez, que contó cómo envió al Chapo toneladas de cocaína en aviones y barcos. También quieren ver otra vez los balances donde registró estos envíos.

El jurado volverá a reunirse el próximo lunes para seguir deliberando.