Los Golden State Warriors derrotaron 120-117 a los Philadelphia 76ers anoche en un partido con 21 alternancias en el marcador entre dos de los grandes favoritos al título de la NBA mientras los Lakers perdieron de nuevo y se alejan peligrosamente de los playoffs.

Los Sixers, sin su pívot estrella Joel Embiid, y los vigentes campeones, sin su escolta titular Klay Thompson -ambos lesionados- brindaron un gran espectáculo entre dos de las mejores escuadras de sus respectivas conferencias.

Al final de la contienda, los Warriors festejaron con rabia, conocedores de que habían vuelto a demostrar por qué son los mejor colocados para revalidar el título.

“Ya veremos qué pasa cuando lleguemos a los playoffs pero, de momento, solo queremos ser cada vez mejores”, señaló Kevin Durant tras la contienda.

El alero fue el mejor de los Warriors hasta el tercer cuarto y finalizó el choque con 34 puntos. Entonces, el base Stephen Curry tomó su testigo, con varias canastas marca de la casa en los últimos compases, para un total de 28 tantos.

Los 76ers, gracias a su juego coral y a un estelar choque del armador Ben Simmons, lograron una renta de 12 unidades al descanso (67-55) pero tras la reanudación, los Warriors firmaron uno de sus habituales terceros periodos para ponerse por delante con un parcial de 38-23 en esos 12 minutos.

Simmons selló un nuevo triple-doble con 25 puntos, 15 rebotes y 11 asistencias, aunque echó en falta un mayor acierto del resto de sus compañeros pues Tobias Harris (7/20), Jimmy Butler (5/16) y J.J. Redick (2/9) apenas combinaron para un 14/45 en el lanzamiento.

– Otro tiro en el pie –

El día después de una dolorosa derrota ante los Milwaukee Bucks, los Lakers cayeron de nuevo, en esta ocasión 109-118 ante los Phoenix Suns.

Los angelinos llegaron a ir por detrás por 19 y, a pesar de un arreón final en el último cuarto, no lograron imponerse al equipo con el peor registro de toda la competición.

LeBron James rozó el triple-doble con una exhibición de 27 puntos, 16 asistencias y nueve rebotes, secundado por el alero Brandon Ingram con 25 y el poste JaVale McGee con 21 y un inmaculado 10/10 en tiros como suplente.

Sin embargo, los californianos volvieron a adolecer de éxito en los triples (32%) y tiros libres (65,2%), dos de sus puntos negros durante toda la campaña.

Los Suns aprovecharon así el mal momento de sus contrincantes y, apoyados en un gran juego del base Devin Booker (25) y del pívot novato DeAndre Ayton (26 y 10 capturas), sumaron un triunfo que los deja con un balance de 13 triunfos y 51 derrotas.

Los Lakers, por su parte, son décimos del Oeste, con un récord de 30-33, y están ya a cuatro juegos y medio de sus vecinos Clippers, que marcan el límite para entrar en playoffs en el octavo lugar con foja de 35-29 a falta de 19 partidos para el final de la campaña.

Antes, los Spurs ganaron 116-102 a los Thunder y, en el último partido de la jornada, los Jazz se impusieron 115-111 a los Milwaukee Bucks con seis tantos del base español Ricky Rubio.