Santo Domingo. La entrega número 35 de Premios Soberano, pasará a la historia como una de las más tristes en mucho tiempo.  Si analizamos paso a paso lo acontecido hay muchos aspectos a tomar en cuenta en materia de producción que deben mejorarse, comenzando por el control del tiempo. ¿Cómo es posible que una transmisión que inició a las 7:00 de la noche con la Alfombra Roja haya terminado a las 1:00 de la mañana?

Alberto Zayas quien tuvo la responsabilidad de producir por segundo año consecutivo el Soberano, no contó la historia de los premios que cumplieron 35 años, en ningún momento se hizo referencia histórica a quienes fundaron la institución ni se ofrecieron detalles de cómo fueron sus primeras entregas.

Lastima me dio observar cómo a Anthony Santos se le entregó el Gran Soberano sin que se presentase una reseña breve de su carrera que inició en 1994. Como lástima sentí con el homenaje realizado a Joseito Mateo, un hombre que dio tanta vida a Premios Soberano y ver que se recordó de una manera tan simple dio ganas de llorar, bien pudo utilizarse a Sergio Vargas, José Alberto el Canario y otros merengueros que estaban presentes para que se quedase marcado el agradecimiento a su memoria histórica.  Lo mismo pasó con Anthony Ríos, colocan un fragmento de una entrevista con Tony Dandrades donde pide ser recordado con alegría y Danny Rivera hizo todo lo contrario.  Algo similar ocurrió con don Teo Veras. A July Mateo, mejor conocido como Rasputín se le hizo una mención breve que pasó sin pena ni gloria.

El musical dedicado a la bachata para mí fue de lo mejor en materia de producción, la manera en que fue ambientado, sumado a la participación de Luis Segura, Héctor Acosta, Alexandra y Vakeró quedó espectacular, mucho mejor cuando el Torito interpretó algunos temas de Yoskar Sarante, quien falleció el 28 de enero de este año sin recibir una sola estatuilla.

Magistral el discurso de  la merenguera Juliana O’neal, quien sirvió como fuente de inspiración para todas las personas que a diario libran las batallas más difíciles para mantenerse con vida. Fue agradable verla mejorada salud, sus palabras conectaron de una manera contundente con la audiencia.

El musical de Alex Bueno también queda enmarcado dentro de los aspectos positivos a tomar en cuenta, el polifacético artista fue acompañado de Javier Grullón. Juntos hicieron un repaso por algunos  temas de la larga lista de éxitos que desde 1982 este merenguero popularizó. La recreación de época y la historia en escena fue bien llevada.

Uno de los segmentos más aplaudidos fue el de Manny Cruz, Ala Jaza y Yiyo Sarante.

Muchos se preguntaban que por qué luego de 15 años Milagros Germán repetía, creo que queda bien claro que  su carta de presentación es su  experiencia.  Sirvió de hilo conductor sin saturar con chistes rebuscados, puntual, certera, aunque en el aspecto técnico en varias oportunidades le falló el micrófono y debo decir que vi innecesaria la parte lírica con las bromas.

¿Cómo era República Dominicana hace 35 años? Vi muy pocos elementos alusivos a la época.

El musical de Gilberto Santa Rosa no tuvo fuerza alguna, a pesar de que estuvo acompañado de Chiquito Team Band.

El cierre del Alfa con Bad Bunny fue interesante: Lo extraño es como acotó Bolívar Valera, ver en ese escenario la maner en que se promovía la Hookah después que por ley fue prohibida en la República Dominicana.

En cuanto a los premios se refiere uno no se explica cómo Lo Blanquito obtuvieron el galardón como revelación del año, esa agrupación está en el sótano luego que firmaron con la multinacional de Sony.  El Show del mediodía no es un programa de entretenimiento, es un proyecto político-social  y sin restar méritos al trabajo que hacen, este premio debió ir a parar a las manos de Esta Noche Mariasela.

Soy de los que entiendo que Franklin Domínguez merecía el Gran Soberano.

Excelente el triunfo de Manny Cruz quien se impuso en Álbum del año por su disco Sobrenatural, como cantante solista y Compositor del año.

Otros premios justos fueron los recibidos por Mariasela Álvarez como presentadora del año, Caroline Aquino como animadora del año, Yokasta Díaz por su desempeño al frente de los micrófonos (Locutora del año), igualmente fue bien recibido al premio de Clarissa Molina (Comunicadora destacada en el extranjero).

El cine se reconoció como actor del año a Pepe Sierra, la actriz a Judith Rodríguez, a Tabaré Blanchard como mejor director  y su película Veneno como mejor drama.

Si se fueran a respetar las reglas que Acroarte pautó desde el año pasado El Show de los 40 años de los Hermanos Rosario no debió ganar como espectáculo del año. De acuerdo a la respuesta que me dio César Suárez Junior, él fue el productor del evento.  Que Alberto Zayas y Guillermo Cordero ejecutaron las ideas que él tenía en mente.  Cordero laboró en premios Soberano 2018, Zayas, productor de  Premios actualmente y Suárez quien también está de lleno en la actualidad. Si como se dijo dentro de las nuevas reglas que no estarían nominados quienes estuvieran trabajando en la producción, como los presentadores, este show de los 40 años no debió figurar en la lista de nominados. El ocultar el nombre desde un principio  desde la directiva de Acroarte pudo ser para que desde ese momento no se armara un problema por lo expuesto anteriormente.

A pesar de todo, Emelyn Baldera, presidenta de la asociación de Cronistas de Arte quedó bien con los resultados que no fueron tan desfavorables en cuanto a la elección de los ganadores.

La Cervecería Nacional Dominicana se tomará el tiempo para analizar los resultados aunque el presupuesto se reduce cada vez más.