En el mundo de las especias, el orégano es una de las más famosas. Es miembro de la familia Lamiaceae, por lo que está relacionado con la menta, el tomillo, la albahaca, la salvia y la lavanda. Aunque se lo conoce por ser una excelente compañía o saborizante de comidas, también posee una gran variedad de propiedades beneficiosas para nuestra salud.

El orégano es originario de la región mediterránea europea (Turquía es el mayor exportador) y sus hojas se utilizan secas o frescas para dar sabor a los productos horneados, verduras, salsas para pizza y pasta, pescados y carnes. Su aceite esencial posee actividad antimicrobiana, por lo que se usa como conservante de alimentos.

Uso histórico

Aunque es difícil estimar cuando comenzó a emplearse en los alimentos, su uso medicinal se remonta a los antiguos imperios griegos y romanos. Estos lo utilizaban principalmente para tratar lastimaduras en la piel y dolores musculares. En la actualidad se conocen más beneficios que posee esta hierba:

1. Mejora la digestión

A pesar de su pequeño tamaño, el orégano puede ser de gran ayuda para nuestro sistema digestivo gracias a que es rico en fibra. Esta es esencial para una digestión saludable debido a que aumenta el volumen de las heces y estimula el movimiento intestinal para que circulen mejor los alimentos. También es útil para una mayor absorción de nutrientes.

2. Beneficios para el corazón

Según un estudio, los ácidos grasos omega-3 que posee esta especia elevan los niveles de colesterol “bueno”, mejorando así la salud del corazón. Estos compuestos también ayudan a reequilibrar los niveles de colesterol y reducen la inflamación en el sistema cardiovascular, lo que ayudaría a prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

3. Un desintoxicante natural

Diferentes investigaciones encontraron que el orégano puede tener beneficios en la función hepática, acelerando la eliminación de toxinas. Esto se debe a su gran contenido de nutrientes y otros compuestos, que incluyen vitamina K, calcio, hierro y manganeso.

4. Ayuda a los huesos

Al envejecer nuestros huesos comienzan a debilitarse y deteriorarse. El calcio, hierro y manganeso son algunos de los minerales más importantes para la salud ósea. Ya que el orégano tiene importantes cantidades de todos ellos, se convierte en una gran opción para las personas que buscan protegerse contra la osteoporosis.

5. Un poderoso antibacterial

Dos compuestos que posee esta hierba, timol y carvacrol, podrían defender al cuerpo contra una amplia variedad de bacterias dañinas para la piel y los intestinos. El orégano también logra una recuperación más rápida de las enfermedades comunes gracias a sus propiedades estimulantes. Estas aumentan la producción de glóbulos blancos y aceleran el metabolismo.

6. Apoya al sistema inmune

Esto se debe a que ayudaría a nuestro cuerpo a defenderse de sustancias peligrosas, llamadas radicales libres. Un estudio encontró que dos de sus principales componentes, el timol y el ácido rosmarínico, tienen propiedades antioxidantes que beneficiarían la salud celular, reduciendo el estrés oxidativo que producen estas sustancias.

Fuente Holadoctor.com

Suscribete al canal de Youtube Las exclusivas de José Peguero