Los Denver Nuggets pegaron primero anoche en su tope de semifinales de la Conferencia Oeste de la NBA al vencer a los Portland Trail Blazers, mientras que los Filadelfia 76ers derrotaron a los Toronto Raptors e igualaron su tope en la Conferencia Este.

Apoyados en el accionar del serbio Novak Jokic con 37 puntos y nueve rebotes, los Nuggets derrotaron a los Blazers 121-113 y se pusieron 1-0 arriba en su semifinal del Oeste.


El segundo partido de esta serie, al mejor de siete encuentros, será el miércoles en la misma sede de Denver.

Los Nuggets, que continuaron inspirados luego de eliminar a los Spurs en la primera ronda en siete encuentros, terminaron el medio tiempo arriba 58-55, tras un primer cuarto empatados a 32.

El ala-pívot Paul Millsap fue la inspiración del equipo en esa primera parte con 17 puntos, mientras que por los de Portland el mejor hasta ese momento fue con 15 tantos su estrella Damian Lillard, quien finalmente totalizó 39 cartones.

Denver metió después el pie en el acelerador y se llevó el tercer cuarto 35-29 con el serbio Jokic endemoniado al marcar nueve de sus puntos en ese período, para irse arriba 93-84.

Otros que destacaron en la ofensiva por los Nuggets fueron Jamal Murray, con 23 unidades, y Millsap con 19.

Por los Blazers se lucieron en el ataque, además de Lillard (39), el suizo Enes Kanter, con 26 tantos y siete capturas, y Rodney Hood, con 17 saliendo de la banca.

Lillard efectivizó cuatro de 12 triples (12 puntos).

Los Nuggets vienen de eliminar en la primera ronda de playoffs a los Spurs, mientras que Portland pasó a costa de los Oklahoma City Thunder.

– Sixers detienen a los Raptors –

Previamente, los Filadelfia Sixers maniataron a los Toronto Raptors y se llevaron el triunfo 94-89, haciéndose con el factor cancha e igualando 1-1 las semifinales de la Conferencia Este.

Los Sixers secaron la ofensiva de los locales, cerrando la zona y apretando a los jugadores exteriores rivales, y arañaron una victoria lejos de su feudo que podría ser decisiva en la eliminatoria.

En un día en el que el pívot estrella Joel Embiid fue duda hasta última hora por una gastroenteritis y molestias en la rodilla derecha, el alero Jimmy Butler se echó a los suyos a sus espaldas y fue determinante con 30 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias, incluidos un par de triples en los compases definitivos de la contienda.

“Hoy podía haber sido la noche de cualquiera de nosotros. Mis compañeros tuvieron mucha fe en mí hoy. Hicimos un gran trabajo”, dijo Butler tras el choque.

Los Raptors habían barrido a los Sixers en el primer juego por un contundente 108-95, con 45 tantos de Kawhi Leonard. La premisa este lunes, por tanto, era clara: frenar al ex de los San Antonio Spurs.

Y lo consiguieron durante gran parte del encuentro, dejándolo solo en cuatro unidades en el primer cuarto.

Con todos ayudando en las coberturas y en las penetraciones de Leonard, los visitantes se marcharon con una ventaja de nueve puntos tras los primeros 12 minutos (26-17) y, aunque los Raptors se acercaron en numerosas ocasiones, nunca lograron recuperarse.

El crédito de ello fue para la zaga visitante, que dejó a los Raptors en un 27% en triples (10/37) y un 36,3% global en el lanzamiento, asediando además la zona con una diferencia de +17 en rebotes (53 para los 76ers por los 36 de Toronto).

Así, el choque se marchó al descanso 51-38 para Filadelfia pero los Raptors no habían dicho su última palabra: con un 83-70 en contra en los compases finales, remaron contracorriente para acercarse a solo tres unidades a falta de 24 segundos (92-89) pero Danny Green erró el triple decisivo y los Sixers ganaron la segunda batalla de la serie.

Kawhi al final terminó con 35 tantos, el pívot español Marc Gasol con cinco y siete rebotes y el hispano-congoleño Serge Ibaka apenas con dos puntos saliendo desde la banca.

El tercer juego tendrá lugar el jueves ya en Filadelfia.