Conocida por sus playas extraordinarias de aguas transparentes y arenas blancas, por sus palmeras y su sol inagotable o por sus excelentes resorts, lo cierto es que República Dominicana es mucho más que Punta Cana y aún guarda –por suerte- numerosos tesoros con los que sorprender a los viajeros.

Una de las primeras ciudades fundadas en el Nuevo Mundo, el único desierto –y el único teleférico- del Caribe, un eco-rancho, un lago salado de 265 km cuadrados o una réplica del Cristo Redentor brasileño son solo algunos de ellos señala la nota de cerodosbe.com

6Sube en el único teleférico del Caribe

Las vistas desde el teleférico son absolutamente impresionantes. Foto Turismo Turismo República Dominicana.

En la región de Puerto Plata, al norte del país, se ubica el Monumento Natural Loma Isabel de Torres, uno de los puntos ecoturísticos más atractivos del país y que posee, además, el único teleférico del Caribe. Subidos a una de sus cabinas y suspendidos sobre la riquísima vegetación local – que incluye bosques costeros, ombrófilos, nublados, de hojas anchas y bosques “enanos”- recorreremos un total de 2,7 km y nos elevaremos hasta los 800 m de altitud de la cordillera.

Esta área protegida cuenta con cerca de 600 especies de plantas diferentes y un impresionante jardín botánico en la cima, además de una réplica de la estatua del Cristo Redentor.

¿Usted qué opina?