JARABACOA, R. D. Estos días de verano donde la sofocante temperatura agobian al más tranquilo de los seres humanos son ideales para salir de la cotidianidad, y qué más agradable que visitar la ciudad de la eterna primavera, Jarabacoa, hermoso municipio rodeado de aguas frías, y donde la temperatura es “agradable” todo el año.

Sin embargo, ir al balneario “La Cortina”, es perfecto para refrescarte y recrearte con tanta belleza. Es una cascada gélida, con sus aguas naturales que nace del mismo corazón del río Yaque, ubicada a orillas de la carretera Jarabacoa-Manabao, a unos 15 minutos del centro de la ciudad.

Señala Adrey Sánchez en su portal Jarabacoa es Noticia que la misma se llama así porque forma una lámina horizontal del agua. La Cortina es fuente de aguas inagotables , dicen que nunca ha parado de caer- que corre y llegan aquí através de las montañas, y recibe agua de otros arroyos naturales.

Dejarse acariciar por los las frías aguas que nacen de 25 metros por debajo de la tierra es una experiencia inolvidable y que muchos querrán repetir más de una vez.

Dice que por mucho que llueva las aguas de La Cortina nunca están sucias. “Ni crece ni baja, nunca hay menos ni más agua que esa que ves, siempre se ha mantenido así”.

Moradores de la zona nos comentaron que al principio se trataba de un caño de agua que brotaba de la montaña, y que más tarde fue acondicionado cuando arreglaron la carretera Jarabacoa-Manabao, hace aproximadamente dos décadas.

La cascada es pública pero no las instalaciones del frente, donde encontramos un restaurante con una piscina natural adecuada por el propietario de las tierras, quien también nos dijo que recibe agua de otro arroyo subterráneo y con ellas producen energía eléctrica.

Esa administración mantiene aseado el lugar y procura que se cumplan las normas de higiene en los alrededores.