La Habana, Cuba. La decisión de Estados Unidos de suspender los viajes de cruceros a Cuba provocará una contracción del 15% en la llegada de visitantes previstos este año y una baja en los ingresos por turismo, reconoció ayer el gobierno de La Habana.

“A pesar de las medidas del gobierno de Estados Unidos para desestimular el turismo en nuestro país, recepcionaremos, en el año 2019, 4,3 millones de visitantes”, dijo el ministro de Turismo, Manuel Marrero, en una presentación ante el Parlamento cubano, difundida en un reporte de la televisora estatal.

Marrero señaló que, “de mantenerse la tendencia actual”, el plan de llegada de visitantes previsto en 2019, que era de 5,1 millones, se cumplirá en un 84,3%. La cifra también significa una disminución del 10% respecto al ingreso de turistas registrado en 2018.

“A pesar de que estas medidas tienen un impacto directo en el turismo, nosotros vamos a superar los cuatro millones sin ningún tipo de dificultad”, añadió Marrero.

El pasado cinco de junio la administración estadounidense suspendió los viajes de cruceros a la isla, donde operaban 17 compañías con 25 embarcaciones. Hasta mayo llegaron a Cuba 409.000 turistas en esos barcos.

La medida forma parte de un plan de recrudecimiento del bloqueo que Washington aplica contra la isla desde 1962 y estrecha el cerco de la administración de Donald Trump al gobierno del Partido Comunista de Cuba (PCC) para evitar su acceso a divisas.

“El turismo es una de las actividades que más ingresa dinero líquido al país”, dijo en la misma sesión el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel. Se estima que es la segunda actividad económica de la isla, después de la venta de servicios médicos y profesionales, con unos 2.500 millones de dólares anuales.

“Una parte importante de lo que entra y de lo que disponemos semanalmente para pagar deudas, para invertir en materias primas o en productos que son necesarios para nuestros procesos productivos o para nuestra población es del turismo”, agregó el presidente.

Entre las restricciones, Washington también eliminó la categoría de viajes educativos grupales llamados “people to people”. Los vuelos comerciales fluyen con normalidad pero los viajeros estadounidenses tienen que encajar en algunas categorías establecidas por su gobierno, la mayoría relacionadas con cultura y educación.

El ministro Marrero recordó que, debido a las restricciones, agencias de venta online, como Expedia Group, Hotelbeds USA y Cubasphere, recibieron multas recientemente o retiraron de sus plataformas varias instalaciones hoteleras de Cuba para evitar ser objeto de reclamos por la denominada Ley Helms-Burton.

El Título III de esta norma, en vigencia desde mayo, permite demandar en tribunales estadounidenses a firmas extranjeras que hagan uso de bienes que fueron nacionalizados por la revolución de Fidel Castro.