El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor), ordenó la suspensión de comercialización de dos panaderías, tras encontrar hallazgos de contaminación y operar en condiciones de sanidad e higiene inadecuadas, lo que podría afectar la salud de los consumidores.

Los establecimientos suspendidos corresponden a las Panaderías Torre Vieja y Cheriy, ambas ubicadas en el sector de Herrera, en Santo Domingo Oeste, las cuales al momento de la verificación, incumplían las normativas legales para garantizar que los productos que expenden sean adecuados para el consumo.

Anina Del Castillo, titular de la entidad, informó que mediante un operativo de inspección y vigilancia fueron visitados varios establecimientos de este tipo de venta de alimentos y de conformidad a la Ley No.358-05 dispuso su cierre mediante resolución, por evidenciarse, además, situaciones de insalubridad, inseguridad, suciedad, heces fecales de animales y plagas.

Entre otros hallazgos encontrados se destacan productos en el piso, contaminación cruzada, falta de organización y limpieza (equipos de limpieza colocados al lado del pan), no cuentan con programa de fumigación y empleados sin la indumentaria necesaria.

Sostuvo que a través del Programa de Buenas Prácticas Comerciales, se han capacitado cientos de comerciantes de este sector, los cuales han implementado avances significativos con respecto a las normas de calidad.

“Hemos ejecutado una campaña de mejora de la venta de este producto, debido a que es un alimento que se consume a diario en los hogares dominicanos y se hace necesario que cumplan con los estándares de calidad para su comercialización, por tanto no permitiremos que estos comercios dañen la imagen de los que sí han aplicado el programa que la entidad ha llevado a cabo”, dijo la funcionaria.

Expresó que la suspensión de estos negocios, fue necesaria y no podrán operar, hasta tanto se corrijan los problemas de carencia de sanidad e higiene que imperan en dichos comercios. “Seguiremos aplicando la ley a aquellos establecimientos que operen sin tomar en cuenta los criterios mínimos de calidad y que en su práctica no comercialicen productos adecuados como lo establecen las normas correspondientes”.

“En caso de encontrar violación a las disposiciones de esta ley, la Dirección Ejecutiva de Pro Consumidor deberá ejecutar las acciones correctivas y las penalizaciones que contemple la ley, aplicable dentro de la esfera de su competencia y observando el debido proceso”, establece la normativa.