Desde hace un año con el alumbramiento de nuevos exponentes, las contrataciones de los artistas de alto rango en la música urbana han mermado, no solo por la baja de algunos, sino debido a que con el dinero que se invierte en uno de “la vieja escuela” se puede contratar a cuatro o cinco nuevos talentos que se encuentren en el gusto popular.

Esto ha resultado en que artistas como Mozart La Para y Vakeró bajen sus cotizaciones de 300,000 pesos a 180,000 ó 150,000 para no ser víctimas de un desplome económico que está afectando a toda la industria en términos de presentaciones.

Sumado a esto se puede agregar que los centros de diversiones nocturnos ya no aguantan un alto presupuesto como en años anteriores y ante esta crisis los nuevos exponentes son los más beneficiados al tener un precio que no supera los 30,000 pesos, los cuales causan el mismo efecto o mayor en cuanto a convocatoria como si fuera un urbano de amplio repertorio indica el Listín Diario.

El Tonto, Los Pikilao, Yomel El Meloso, El Fecho, Nino Freestayle, Gailen La Moyeta, Kiko El Crazy, El Cherry Scom, Pakitin, entre otros, son quienes dominan las contrataciones. Tiempo atrás artistas como Secreto, Don Miguelo, El Mayor, tenían una tocada de hasta 10 bailes en una semana y hoy en día se han reducido a dos y tres.

Esta realidad ha ocasionado que los artistas de alto calibre no quieran apoyar a sus sucesores ya que se sienten amenazados por estos y temen que el pan no llegue a la mesa si siguen tomando fuerza a bajo costo.