El irlandés es una de esas películas que resumen la excelencia en cada una de sus dimensiones: dirección actoral, dirección de arte, fotografía, (que ubican la época y sus signos), el ritmo que logra su edición, su dimensión sonora. Cine para permanecer en el tiempo, consagrándose como clásico de este tiempo.

La gente que ama el cine de calidad ha visto y festejado El irlandés (Martin Socorssese, 2019, Netflix), con sus tres horas y media de duración que, en Estados Unidos, solo el 18 % de los que la pusieron en ese servicio, la vieron completa a la primera vez. No hay datos para ese visionado en América Latina.

El Irlandés proclamada, con justicia, como obra maestra, un clásico moderno, una pieza crucial que completa el ciclo del cine de mafias italianas en Estados Unidos durante los años 40 y 50s, a cargo de un director norteamericano que merece desde hace tiempo, un sitial aparte.

No hay el más mínimo espacio de debate sobre impecable realización. Un episodio para la historia que hace trascendente e inolvidable el cine como arte total, tal cual la considera en una de sus mejores crónicas Félix Manuel Lora.

Pero, poca es la gente que comenta o ama el cine, que ha reportado que la gran película que destaca por el concierto de actuaciones memorables (Robert De Niro, Joe Pecci, Al Pacino y Harvey Keitel), termina con una escena en la cual una actriz dominicana, Dasha Polanco, – interpretando una enfermera geriátrica- con la que habla a tono epilogal, breve e impactante conversación que enmarcan dos visiones de vida, distintos y vividos.

Con excepción (hasta donde se puede registrar en una búsqueda de internet) de Hipólito Delgado y en radio, (Isidro Eduardo y Carmen Imbert – Matutino Alternativo-) no se encuentra que se haya reparado en la actuación de esta interprete que, tras nacer en el país el 3 de diciembre de 1982 y ser llevada a los siete años primero a Brooklyn y luego a Miami por su padre Rubén Darío Polanco, mecánico y su madre Janet, especialista en belleza,

Dasha Polanco y Robert De Niro.

En 2012 gana por casting para ingresar al elenco de Orange Is the New Black en el papel de Dayanara «Daya» Diaz y en junio del 2014, se anunció que sería promovida a personaje estable del elenco en la tercera temporada, (2015), papel que la proyecta en el mundo del cine y la TV, pero que no es el único: Icreep(2017), Mutafuhaz (2017), The perfec match (2016), Joy (2015) y Con la magia en los Zapatos (2014).