El 11 de diciembre del 2001, se produjo el atentado a tiros contra el fogoso senador del PRD por Santiago Rodríguez, Darío Gómez Martínez, quien falleció tres días después en la Plaza de la Salud, o sea el 14 de diciembre, dentro de 3 días harán 18 años.

El legislador fue baleado junto a su chofer y guardaespaldas Rubén Espinal durante una visita en la residencia de Martín Durán, en Villa Hermosa de la zona oriental de Santo Domingo, cuando participaba en una fiesta familiar.

Por su asesinato fueron apresados, enjuiciados y condenados a 30 años de prisión, Domingo Daniel Minaya (El mago), Carlos Manuel Gerónimo Alfonseca (Carlos Collares), Ernesto Meléndez Vásquez (Chino), Ramón Antonio Rosario Taveras (El Gringo) y Pedro Urbano Piña (Kelly).

Carlos Collares fue ultimado a puñaladas en el penal donde guardaba prisión.

En medio de las investigaciones, surgió la versión de Carlos Everst Fournier quien se identificó como ex agente del J-2, Servicio de Inteligencia Militar. Aseguró que Gómez fue asesinado por encargo del Cartel de Medellín y que a él le habían propuesto llevar a cabo la acción por el pago de un millón de pesos.

El juez del Quinto Juzgado de la Instrucción, Nelson Rodríguez Solís, quien instruyó el proceso del asesinato de Darío Gómez, dictó prisión preventiva contra el prevenido y lo sometió a intensos interrogatorios, pero luego fue dejado en libertad. Posteriormente, Everst fue asesinado.

Gómez Martínez fue un senador muy popular y querido en su provincia y apadrinó proyectos controversiales como la Ley de Lavado de Activos.

La curul que dejó vacante Dario Gómez fue ocupada por su hermana Celeste.

Una publicación de Historia Dominicana en Gráficas