En Brasil una cámara de vigilancia grabó una escena que parece sacada de una comedia de Óscar: eran las 4 de la mañana del pasado domingo cuando tres ladrones rompieron la puerta de vidrio de una sala de una oficina para robar un televisor de 75 pulgadas.

Lo impresionante del video es que los antisociales resbalan en varias ocasiones para entrar y salir del establecimiento.

Los delincuentes planeaban arrancarlo de la pared y escapar con él en su carro. Sin embargo, los intrusos terminaron dañando el dispositivo. Finalmente pudieron arrancar el televisor de la pared, pero ya lo habían dañado, por lo que optaron en dejarlo en el piso e irse con el recuerdo de los estrellones que se dieron durante el robo.