Los Angeles, Estados Unidos. La fiesta más grande de Hollywood, los Globos de Oro, inauguró este domingo la temporada de premios, con Netflix como gran favorito para celebrar con mucho champán.

El comediante británico Ricky Gervais abrió el show con su afilado humor, abordando temas polémicos como el MeToo, Jeffrey Epstein, el escándalo de admisión de las universidades y la guerra del streaming.

“A nadie le importan las películas, nadie va al cine, nadie ve las cadenas de televisión. Todo es Netflix, yo debería salir en este show y decir ‘se ganaron todo, Netflix’, buenas noches”, lanzó.

Netflix de hecho se posicionó muy por delante de los estudios tradicionales de Hollywood, con 17 nominaciones en cine para esta edición. Tiene la misma cantidad en las categorías de televisión.

Dos de sus producciones favoritas compiten por el premio más prestigioso de la noche, el de mejor drama: la épica cinta de gánsters de Martin Scorsese “El irlandés” y el desgarrador relato de un divorcio “Historia de un matrimonio”.

El drama del Vaticano “Los dos papas”, del cineasta brasileño Fernando Meirelles, también compite por la plataforma digital en esta categoría, en la que además aparecen nominadas la oscura película de Warner sobre el villano “Guasón” y la cinta de guerra “1917”.

Netflix comenzó a producir películas originales recién en 2015, pero ha gastado miles de millones para atraer a los mejores talentos de la industria cinematográfica.

– Barrera de subtítulos –

“Parásitos” se impuso como mejor filme en lengua no inglesa, categoría en la que estaba nominado “Dolor y gloria” del cineasta español Pedro Almodóvar.

“Una vez que superen la barrera de una pulgada de altura de los subtítulos, tendrán muchas más películas increíbles”, dijo el director Bong Joon-ho usando una traductora, al recibir el premio.

Almodóvar, que ha ganado la estatuilla en dos oportunidades, dijo a la AFP el sábado que vio la cinta surcoreana. “La disfruté”, indicó. “Sé que ‘Parásitos’ es favorita en este momento, y puedo vivir con eso”.

Por “Dolor y gloria”, Antonio Banderas compite como mejor actor dramático, en el que aparecen favoritos Adam Driver por “Historia de un matrimonio” y Joaquin Phoenix por “Guasón”.

La ceremonia de los Globos de Oro comenzó con la entrega de los premios a la televisión.

Russell Crowe, que ganó como mejor actor en una miniserie o película para TV, no asistió a la gala debido a los devastadores incendios que azotan Australia.

En un mensaje que envió, leído por Jennifer Aniston, Crowe expresó que “la tragedia que se desarrolla en Australia es parte del cambio climático”.

“Necesitamos actuar basados en la ciencia, impulsar en el mundo energías renovables y respetar nuestro planeta”.

“Succession” se llevó el premio a mejor serie de televisión dramática, mientras que Stellan Skarsgår de “Chernobyl” y Ramy Youssef por “Ramy” también se llevaron trofeos.

Phoebe Waller-Bridge se llevó el Globo a mejor actriz en comedia.

– Regreso de Eddie Murphy –

Una victoria en los Globos, que se celebran en el lujoso hotel Bervely Hilton, da un buen empujón con miras a los premios de la Academia, que se entregan el 9 de febrero.

Entre los invitados a esta fiesta del domingo, destacan además la cubano-española Ana de Armas y Jennifer Lopez, también nominadas por sus papeles en “Entre navajas y secretos” y “Estafadoras de Wall Street”.

Netflix compite también en mejor cinta comedia o musical -una categoría que no existe en el Óscar- con “Dolemite”, que marca el regreso a la pantalla de Eddie Murphy. Pero la producción enfrenta una dura competencia con “Había una vez en Hollywood”.

El homenaje de Quentin Tarantino a la capital del entretenimiento en los años 60 ha resonado entre los 90 veteranos reporteros de entretenimiento de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), que seleccionan a los ganadores y que nuevamente recibieron críticas por no nominar a ninguna mujer en la categoría de dirección.

Sigue a EnSegundos en Google News