El retador dominicano Jeison Rosario ganó este sábado los cinturones superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB) al vencer al héroe local Julian Williams en la quinta ronda.

Rosario conectó un derechazo y siguió con una ráfaga de golpes antes de que Williams cayera a la lona.

Se levantó solo para ser golpeado de nuevo con un gancho de derecha y otro de izquierda antes de que el árbitro Benjy Esteves detuviera la pelea a los 97 segundos del quinto round.

Rosario estaba lloroso cuando le entregaron los cinturones de campeón.

“Tengo que seguir llorando porque estoy muy emocionado en este momento”, dijo el quisqueyano.

El enfrentamiento en Filadelfia, Pensilvania, fue la primera defensa de Williams (27-2 con un empate) de las coronas de 154 libras (69,9 kg) que le quitó al estadounidense Jarrett Hurd por decisión unánime en mayo pasado.

Rosario, en su primera pelea por el título mundial, mejoró a 20-1-1 con su 14ª victoria dentro de la distancia. Fue también su sexta victoria consecutiva y mejoró a 8-0 con un empate desde su única derrota en el 2017.

“Cuando perdí mi última pelea, dije que no volvería a perder hasta que fuera campeón mundial”, señaló Rosario. “Y lo he hecho”.

Rosario, de 24 años, abrió un corte sobre el ojo izquierdo de Williams, de 29 años, con un jab al comienzo de la segunda ronda. La herida persiguió al campeón durante toda la pelea mientras continuaban los intercambios de golpes.

“Me nubló un poco la visión”, dijo Williams sobre el corte. “Pero esa no fue la razón por la cual (perdí), él fue el mejor de esta noche”.

En el quinto, Williams se tambaleó al principio del capítulo, recibiendo una docena de golpes contra las cuerdas antes de caer de cara a la lona.

Después de que Esteves permitió que la pelea continuara, Rosario aterrizó su poderoso uppercut y Williams se desplomó contra las cuerdas, lo que provocó que Esteves detuviera la pelea.

“Lamento no haber podido obtener la victoria, pero volveré”, dijo por su parte Williams a los seguidores de su ciudad natal, señalando que tenía una cláusula de revancha en el contrato de pelea. “Veremos si podemos conseguirlo muy pronto”.