Un empleado del gigante cervecero Molson Coors que acababa de ser despedido abrió fuego el miércoles en la planta de la ciudad de Milwaukee, norte de Estados Unidos, y el presidente Donald Trump dijo que cinco personas murieron.

Las palabras de Trump, al inicio de una conferencia de prensa en la Casa Blanca sobre el nuevo coronavirus, fueron el primer balance oficial del último caso en la epidemia de violencia armada que azota Estados Unidos.

Vehículos policiales y de emergencias permanecen estacionados frente a la sede de la cervecera Molson Coors tras el tiroteo mortal, el 26 de febrero de 2020 en la ciudad de Milwaukee, en el centro-norte de EEUU

“Un malvado asesino abrió fuego contra una planta de la empresa cervecera Molson Coors, quitándole la vida a cinco personas, (y dejando) varias personas heridas, algunas gravemente”, dijo Trump.

El alcalde de Milwaukee, Tom Barrett, había declarado antes que había “múltiples muertes” y que creía que esto incluía al atacante. “Es un día horrible, horrible para los empleados”, dijo, instando a los residentes a mantenerse alejados del área.

Medios estadounidenses, entre ellos ABC News y la filial local de Fox, informaron que el atacante había perdido su trabajo con el gigante cervecero, propietario de las marcas Coors y Miller.

La televisora local afiliada de CBS dijo que el tirador aparentemente había robado la tarjeta de identificación de otro empleado con la cual ingresó armado al complejo de oficinas.

Tiroteo en Wisconsin

El diario Milwaukee Journal Sentinel dijo que seis personas murieron en el tiroteo, además del atacante. La afiliada de CBS dijo que fueron cuatro los muertos, así como el tirador.

La policía de Milwaukee tuiteó por su parte que el incidente seguía “activo”, pero que ya no constituía una amenaza.

La división de Chicago de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos también estaba presente en el lugar.

Molson Coors dijo que estaba colaborando con el departamento de policía y agregó: “Nuestra principal prioridad son nuestros empleados”.

– Restructuración empresarial –

El Milwaukee Journal Sentinel informó que Molson Coors había informado a los empleados en un correo electrónico que una persona estaba efectuando disparos en las instalaciones.

El periódico citó al esposo de una empleada de la cervecera, Lasonya Ragdales, diciendo que su mujer había sido informada de que había un tiroteo en las instalaciones de Molson Coors y le estaba enviando mensajes de texto, mientras estaba encerrada en una habitación con compañeros de trabajo.

Varias escuelas en los alrededores fueron puestas en alerta siguiendo el protocolo vigente.

Un agente de policía pasa junto a unos vehículos policiales y de emergencias estacionados frente a la sede de la cervecera Molson Coors tras el tiroteo mortal, el 26 de febrero de 2020 en la ciudad de Milwaukee, en el centro-norte de EEUU

“No escuchamos nada, pero vemos dos vehículos policiales por la ventana”, dijo a la AFP Bre Townsend, maestra de un centro educativo ubicado cerca de la cervecería.

MillerCoors anunció en octubre de 2019 que haría una gran reestructuración y cambió oficialmente su nombre a Molson Coors Brewing Co.

También trasladó su oficina central de América del Norte de Denver a Chicago y a cientos de empleos de oficina corporativa a Milwaukee. Se esperaba que la empresa recortara entre 400 y 500 empleos durante la reestructuración.

El tiroteo es el último de una larga lista de violencia relacionada con armas de fuego en Estados Unidos, que registró un récord de 417 tiroteos masivos en 2019, según el grupo de investigación Gun Violence Archive.

Los precandidatos presidenciales demócratas no tardaron en pronunciarse sobre el tema.

“Que podamos encontrar la fuerza y la voluntad para actuar contra la violencia armada, y nunca aceptar lo inaceptable”, tuiteó el exalcalde Pete Buttigieg.

“Estoy devastada por las víctimas, y mi corazón está con sus seres queridos y todos los afectados por esta tragedia. No deberíamos tener que vivir con este horror y dolor constante. Tenemos que actuar ahora para poner fin a la epidemia de violencia armada”, dijo la senadora Elizabeth Warren.

Fuente: AFP

¿Usted qué opina?