Así fue la cruel batalla judicial entre la Chilindrina y El Chavo

12 años duró la batalla legal entre Roberto Gómez Bolaños y María Antonieta de las Nieves en su pelea por el personaje de “Chilindrina”.

Doce años de lucha en los tribunales que dejaron una amistad de años hecha pedazos.

A finales de julio de 2013, María Antonieta estaba declarando la victoria sobre la demanda que Chespirito y Televisa interpusieron en su contra en 2001 por uso indebido del personaje.

“Ya La Chilindrina es mía y no me la puede quitar nadie”, aseguró en la conferencia de prensa en la capital peruana.

Lucha de años
Estaba batalla no inició en 2001 sino en la decada de los 70, cuando ninguno de los dos se imaginaba el éxito que tendría la comedia.

Según contó María Antonieta, Gómez Bolaños les había dicho que “el día que acabara El Chavo cada quien hacía lo que quisiera de su personaje, así quise hacerlo, le dije que iba a seguir, me dijo que sí, pero después se arrepintió y me dijo que no”.

Con el paso de los años todos loq eu siguieron en la serie de comedia se hicieron como una familia. En el 2000 Televisa realizó un homenaje a Chespirito en el cual participó María Antonieta, sin saber que meses después comenzaría la disputa.

“Quise hacer el homenaje a Chespirito y les pedí permiso para grabar un disco de homenaje, “Qué bonita vecindad”, con las canciones de Roberto”, recuerda María Antonieta en una entrevista con Univisión.

Sin embargo, lo que ella no sabía era que Televisa quería quedarse con los derechos de su personaje y de sus canciones. Este hecho hizo que la actriz se rebelara y rechazara perder su personaje.

“Gracias a Chespirito tengo la fama que tengo, pero todos mis trabajos yo me los he conseguido, antes de trabajar con él ya tenía una casa que yo les había comprado a mis papás”, aseveró en la entrevista.

“Yo no me enojé a pesar de que tenía motivos porque me sentía engañada, no le echo la culpa, pero él cambiaba de opinión a cada rato, si estaba solo te decía que sí, pero al día siguiente te decía que no… él se sintió porque yo no me dejé, él sintió que yo no podía sola con el paquete, sintió que cuando dijera no era no, pero con el personaje de La Chilindrina no le funcionó”, continuó.

Por su parte, Roberto Gómez Bolaños nunca quiso hablar sobre este escabroso tema que lo separó de una de sus grandes amigas.

Sin embargo, el conflicto fue tan grande que hasta uno de los hijos de Gómez Bolaños llegó a amanezar a María Antonieta quien aseguró que “eso ha sido de las peores cosas que me han pasado, después me amenazó a atenerme a las consecuencias y que no volvería a trabajar, que iban a buscar un huequito en las leyes para quitármelo de por vida”.

Con información de EL HERALDO