Alemania: Comienzan pruebas obligatorias de coronavirus para viajeros

Viajeros esperando para hacerse una prueba obligatoria de coronavirus en el aeropuerto de Fráncfort. Foto: Thomas Frey/dpa Crédito: Thomas Frey/dpa

Berlín, 8 ago (dpa) – Alemania realiza a partir de hoy pruebas obligatorias a todos los turistas que regresan al país de regiones con un alto número de infectados con coronavirus.

Aquellos que no presenten un resultado negativo de un test hecho poco antes de la partida serán sometidos a una prueba apenas lleguen a Alemania.

El ministro germano de Salud, Jens Spahn, dispuso que esta prueba sea gratuita si es practicada hasta tres días después de la entrada en el país.

Los test son realizados directamente en los aeropuertos o bien más tarde en otros centros sanitarios o consultas médicas. Desde hace una semana, todos los viajeros podían presentarse de forma voluntaria para hacerse una prueba.

La federación de médicos Marburger Bund se mostró de acuerdo con la nueva medida. Es “correcto y justificado” probar sistemáticamente a quienes regresan de zonas consideradas de riesgo, señaló a dpa Susanne Johna, presidenta de la asociación.

Johna añadió que los primeros resultados revelan que la cuota de pruebas positivas es más alta entre quienes regresan de viajes que en las pruebas que se realizan en Alemania en general.

“La obligatoriedad de las pruebas podría poner esto aún más en evidencia, ya que es obvio que las personas que tienden a tener un comportamiento de riesgo durante las vacaciones también tienden a no hacerse una prueba de forma voluntaria”, apuntó.

Johna agregó que también sería aconsejable que quienes regresen de zonas consideradas de riesgo hagan una breve cuarentena de un par de días, incluso si la prueba da negativo y que repitan el test. “Esto aporta más seguridad y fiabilidad”, explicó, recordando que un test capta una situación momentánea y no cubre los últimos tres a cinco días.

Por el contrario, el presidente de la asociación alemana de médicos de cabecera, Ulrich Weigeldt, criticó que las pruebas obligatorias son una “compulsión a actuar”, según señaló en declaraciones que el periódico “Die Welt” publica hoy.

Weigelt añadió que las zonas de riesgo han sido estipuladas de forma “demasiado general” y que muchos médicos de familia no están equipados para atender a la enorme avalancha de personas que quieren hacerse una prueba voluntaria.

Además, consideró “absurdo” que quienes regresan del extranjero tengan que dar constancia de su viaje mediante una tarjeta de embarque o una factura de hotel, tal como lo estipulan las regulaciones oficiales. “Nosotros somos médicos y estamos para atender a las personas y no somos una sucursal del Ministerio de Salud”, se quejó Weigelt.

Para definir las zonas de riesgo, las autoridades de Alemania se orientan en base a las recomendaciones del Instituto Robert Koch de Berlín (RKI), ente gubernamental encargado del control de enfermedades contagiosas.

La lista de regiones de riesgo del RKI comprende unos 130 países. En cuanto a la Unión Europea, incluye actualmente Luxemburgo, la provincia belga de Amberes y las comunidades autónomas españolas de Aragón, Cataluña y Navarra.

El criterio aplicado por el RKI es en qué regiones ha habido más de 50 personas recién infectadas por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días.