Millones de británicos bajo mayores restricciones por el coronavirus

Millones de británicos ven este viernes incrementadas las restricciones contra la pandemia en sus regiones, y en Gales entran incluso en un segundo confinamiento general, en un intento por frenar la segunda ola de coronavirus.

Aceptadas por algunos como necesarias en un país con más de 44.000 muertos confirmados por covid-19, las medidas no agradan a todo el mundo.

“No me quedan tantos años que vivir y no los voy a pasar encerrada en casa cuando el gobierno lo está haciendo todo mal”, afirmó una inglesa de 83 años a la BBC y el vídeo se hizo viral en las redes sociales.

Desde el desconfinamiento en junio, cada una de las cuatro naciones del Reino Unido toma sus propias medidas a nivel local.

Así, a partir de las 18h00 (17h00 GMT), Gales se convertirá en la primera región en reconfinar a toda su población, más de tres millones de habitantes, hasta el 9 de noviembre.

Cerrarán todos los comercios no esenciales pero los alumnos de primaria y algunos de secundaria podrán volver a las aulas tras las vacaciones a principios de noviembre.

En Inglaterra, el gobierno de Boris Johnson trata de evitar un nuevo confinamiento general, pero más de la mitad de sus 56 millones de habitantes vive en niveles “altos” o “muy altos” de restricciones locales.

Mánchester entró en el máximo nivel el viernes, tras días de enfrentamiento entre el ejecutivo y las autoridades locales que exigían mayores compensaciones financieras para los negocios que deben cerrar, como bares y pubs que no sirvan comida.

Además sus 2,8 millones de habitantes no pueden encontrarse en interiores con familiares y amigos con los que no convivan, como les ocurre también a los 10 millones de londinenses, entre otros.

Más al este, la región de South Yorkshire sufrirá el mismo destino a medianoche, elevando a 7,3 millones el número de ingleses sujetos al nivel máximo de alerta.

Por su parte, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció un nuevo sistema de alerta en cinco niveles: en el 0 la gente podrá reunirse sin restricciones, el 4 implicará el confinamiento.

El jueves, un alto responsable de salud llamó a los escoceses a prepararse para una “Navidad digital”. Preguntado por la BBC, Jason Leitch consideró que es “demasiado pronto para decir” cuántos hogares podrán reunirse para las fiestas, pero que de ninguna manera sería una “Navidad normal”.

La semana pasada, Irlanda del Norte cerró pubs y restaurantes durante un mes y prolongó las vacaciones escolares.