Estos son los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19

El primer ministro británico, Boris Johnson, observa mientras la enfermera Rebecca Cathersides administra la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech a Lyn Wheeler en el Guy's Hospital de Londres, Reino Unido, el 8 de diciembre de 2020 Frank Augstein POOL/AFP

Todas las vacunas pueden tener efectos secundarios, pero no son graves. Y lo mismo sucede con la de la COVID-19.

Las vacunas, como los medicamentos, tienen efectos secundarios. De hecho, sabemos que algunas personas pueden presentar un cuadro pseudogripal cuando se ponen la vacuna de la gripe, pero no se han contagiado. Por lo que la vacuna de la COVID-19 no iba a ser diferente. Pero, ¿cuáles son los efectos secundarios que ya conocemos sobre las vacunas de la COVID-19?

Pfizer, Moderna, Oxford-AstraZeneca… Las vacunas contra el SARS-CoV-2 están llegando. En España, al igual que en la Unión Europea, no se ha aprobado por el momento ninguna. Pero se espera que el visto bueno de las autoridades llegue a finales de este mes de diciembre. Por lo que la vacunación comenzaría, según lo planeado por el Gobierno de España, en enero.

Indica el portal Hipertextual que no es cierto que no se conozcan los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19. De hecho, sí se conocen y por eso hay países como Reino Unido y Canadá que ya han comenzado a vacunar a sus ciudadanos. En general, todas las vacunas -no solo las de la COVID-19- suelen producir dolor en el lugar del pinchazo entre 24 y 48 horas después de la inyección. Hay otros efectos secundarios, pero por lo general no son graves.

Pfizer

Pfizer y BioNTech no han informado de efectos secundarios graves en su estudio. Sin embargo, sí avisó que algunas personas alérgicas podrían tener problemas al vacunarse. Y eso es lo que se ha visto durante las primeras jornadas de vacunación en Reino Unido, cuando dos personas tuvieron un cuadro anafilactoide -no es tan grave como una anafilaxis-. Las dos personas ya habían tenido reacciones alérgicas graves antes; por lo que llevaban adrenalina y se la pusieron en cuanto lo notaron. Por este motivo, las autoridades de Reino Unido han pedido a las personas con alergias graves a medicamentos, otras vacunas y alimentos que no se pongan esta vacuna.

No obstante, estos son efectos secundarios muy poco frecuentes, por lo que no hay que tener miedo. Los que aparecen con más frecuencia son menos graves (en orden de más a menos comunes): fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, vómitos, fiebre, diarrea y dolor muscular. Estos son para las personas vacunadas con menos de 55 años.

Para los mayores de 55 años, de más a menos comunes, los efectos secundarios son fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular, fiebre y diarrea.

Vacuna de Moderna

En el caso de Moderna los efectos secundarios parecen ser bastante más leves que los de las otras vacunas, ya que los vacunados apenas han referido problemas tras la inyección, y los síntomas más frecuentes no superan el 10% de los casos. Estos serían: fatiga, dolor muscular, dolor de articulaciones, dolor de cabeza, dolores no especificados y enrojecimiento en el lugar de la inyección, según recoge Cinco Días.

Además, los síntomas fueron de corta duración, lo que significa que se sucedieron más allá de las 24 o 48 horas. Es decir, como en el caso de cualquier otra vacuna.

Oxford-AstraZeneca

Al igual que con las dos vacunas contra la COVID-19, en el caso de la de Oxford-AstraZeneca no se ha informado de efectos secundarios graves durante los estudios. Es cierto que se han producido varios eventos que han paralizado los ensayos clínicos, pero los investigadores han descartado que tuvieran que ver con la inyección.

Los efectos secundarios son similares a los de las otras vacunas: fatiga, dolor de cabeza, febrícula (nadie tuvo más de 38ºC de fiebre) y dolor muscular. En la primera dosis más gente informó de estos síntomas, mientras que el porcentaje de personas que lo experimentó tras la segunda inyección fue menor.

Si los síntomas no desaparecen tras 48 horas, lo mejor es consultar con un médico
Todos estos efectos secundarios no son graves y tienen fácil solución. Tanto para el dolor en la zona de la vacuna como para la fiebre lo mejor es tomar un analgésico (paracetamol, por ejemplo) y esperar entre 24 y 48 horas. Pasado este tiempo, lo normal es que desaparezcan los síntomas. En caso contrario, lo mejor será consultar con el médico de cabecera para que nos aconseje qué hacer en estos casos. Ya que quizás lo que nos pasa no es un efecto secundario de la vacuna para la COVID-19.