Madre solo hay dos, la serie de Netflix que muestra el valor de la maternidad

La nueva serie mexicana de Netflix, Madre solo hay dos, se estrenó este miércoles 20 de enero en México, y no te la puedes perder por nada del mundo. Ludwika Paleta y Paulina Goto dan muestra del valor de la maternidad, y ponen a prueba tus emociones para pasar un rato muy divertido, ameno y reflexivo frente a la pantalla.

Madre solo hay Dos arrancó en Netflix posicionándose en el lugar número uno en vistas a tan solo pocas horas de haberse estrenado, comprobando por qué debes de agregarla a tu lista de pendientes y no perdértela para nada, pues además cuenta con dos talentos inigualables de la televisión mexicana, como lo son Ludwika Paleta y Paulina Goto.

Con esta maravillosa producción experimentarás todas las sensaciones sin importar si eres o no mamá, pues además de mostrarte el valor de la maternidad, también explora todas las vivencias, enseñanzas de ser mujer en todos sus ámbitos.

Carolina Rivera, escritora de la historia, confesó para Forbes que la serie tiene que ver mucho con su vida, por lo que llegó en el momento adecuado para ella en el que se ha sentado a reflexionar sobre el significado de la mujer en cada sentido de su vida, sobre todo, lo que implica ser madre, esposa, hermana e hija al mismo tiempo.

Madre solo hay dos, cuenta la vida de dos mujeres con ideologías totalmente diferentes que se ven identificadas cuando ambas dan a luz, y sus bebés son accidentalmente intercambiados en el hospital donde nacieron, lo que desencadena una ola de situaciones y vivencias que tienen juntas a lo largo de los primeros 9 capítulos de su primera temporada.

La primera temporada de esta serie de Netflix se creó con un gran número de talentos femeninos, además de las talentosas Ludwika Paleta y Paulina Goto, y por supuesto la escritora; pues, además, también cuenta con la participación de Ximena Sariñana, que está a cargo de la música, y que es hija de la creadora de esta producción.

De hecho, Carolina confesó que la historia, en parte, surgió a raíz de que vio a su hija Ximena convertirse en madre, y el embrollo que nació al querer compaginar su vida como cantante y como madre.

Por su parte, Ludwika Paleta, quien es padre de un joven de 21 años, y unos gemelos de dos años de edad, se vio reflejada en las aventuras y dificultades por las que atraviesa día a día una madre, cualquiera que sea su profesión, procedencia y cultura.

Con informacipon de Soy Carmin