El hombre al que le cayeron siete rayos y sobrevivió

Roy Sullivan es la persona a la que más rayos le han caído. Sobrevivió a todos ellos, pero su 'mala suerte' con las tormentas eléctricas tiene una explicación.

¿Alguna vez te has preguntado qué pasa si te cae un rayo? Le puede pasar a cualquiera cuando hay una tormenta eléctrica, aunque hay que tener muy mala suerte ya que las probabilidades son bajas. Sin embargo, el récord lo ostenta un estadounidense al que le cayeron siete rayos a lo largo de su vida y sobrevivió a todos y cada uno de ellos. Pero, ¿cómo es posible que le cayeran tantos?

Hablemos de Roy Sullivan, que vivió en Virginia entre 1912 y 1983. El hombre murió a los 71 años por otra causa que no está relacionada con su percances con rayos. Entre 1942 y 1977 recibió el impacto de, al menos, siete rayos y sobrevivió a todos ellos, tal y como cuentan en IFL Science. Decimos al menos porque en realidad él mismo trato de dejar constancia en su récord que otro más le había caído en su infancia; pero solo pudo probar los otros siete incidentes. Y eso es exactamente lo que dice su Guiness Record del Mundo.

No obstante, hay que tener en cuenta que estamos hablando de una persona que, además, se enfrentó en 22 ocasiones a los ataques de osos. Sullivan tuvo una vida muy extraña y, en parte, toda esa mala suerte tuvo que ver con su trabajo. Pero solo en parte.

Sobrevivir siete veces a los rayos

La primera vez que Sullivan (pudo acreditar que) recibió un impacto sucedió en 1942. Era un hombre recién entrado en la treintena que trabajaba en una torre de vigilancia de incendios. Por desgracia, todavía no tenía instalados los pararrayos. La torre fue alcanzada en siete ocasiones por los rayos, pero Sullivan recibió el suyo cuando salió fuera a extinguir los incendios consecuencia de la tormenta eléctrica y los rayos. ¿El resultado? El rayo le quemó una franja de la pierna y le hizo un agujero en el pie, sangró mucho.

En 1969 estaba conduciendo un camión cuando una tormenta eléctrica se desencadenó. Tenía la ventanilla abierta y recibió el impacto de uno de los rayos. Normalmente, si vamos en un coche lo mejor es mantenerlo todo cerrado porque funciona como una jaula de Faraday, es decir, hace que descargue en el suelo y no en nosotros.

Tan solo un año después recibió un rayo en un día despejado en su propio jardín, salió despedido por los aires. En 1972 se encontraba trabajando como guarda forestal en el Parque Nacional de Shenandoah. En esta ocasión, tan solo se incendió su pelo y pensó que Dios estaba muy enfadado con él si no dejaba de enviarle rayos.

Pesadillas

Un año después, las pesadillas con rayos ocupaban las noches de Sullivan. Y entonces volvió a pasar: un rayo atravesó su cuerpo. Volvió a sobrevivir al rayo y las pesadillas cesaron, por lo que entendió que Dios le había perdonado. Sin embargo, por muy creyente que fue el hombre, tardó solo tres años en darse cuenta de que su pesadilla volvería a hacerse realidad. Y es que en 1976 sufrió el sexto impacto de un rayo y también sobrevivió a este suceso.

Por Desiree Pozo en Hipertextual