El ejército israelí bombardeó de nuevo Gaza en la madrugada del lunes, tras una semana negra en la que murieron cerca de 200 personas en el enfrentamiento entre Israel y los islamistas de Hamás, que siguen haciendo oídos sordos a los llamados internacionales para que cesen las hostilidades.

En la noche del domingo al lunes, la aviación israelí realizó decenas de bombardeos en unos minutos, provocando cortes de electricidad, constató un periodista de la AFP.


Centenares de edificios han sido destruidos en la Franja de Gaza, según las autoridades locales, que aún no dieron un balance de víctimas.

Por su parte, el ejército israelí indicó este lunes en un comunicado que atacó nueve viviendas propiedad de altos mandos de Hamás, algunas de las cuales eran utilizadas para “almacenar armas”.

“Nunca ha habido bombardeos de este calibre”, aseguró Mad Abed Rabbo, de 39 años, que vive en el oeste de la ciudad de Gaza y dice sentir “horror, miedo”. “He tenido la sensación de morir”, afirmó Mani Qazaat, otro habitante.

Estos últimos bombardeos ocurren tras la jornada del domingo en el enclave gobernado por los islamistas de Hamás, en la que perecieron 42 palestinos, de ellos al menos ocho niños y dos médicos, según el Ministerio de Salud local.

Entérate más:  Abogado del no vidente dice que su cliente es una víctima

Desde el 10 de mayo, cuando comenzó la actual espiral de violencia, al menos 197 palestinos han perdido la vida, de ellos 58 niños, y más de 1.200 han resultado heridos.

De lado israelí, 10 personas han muerto, entre ellas un niño, y 294 han sido heridas por la explosión de los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza.

 

– “Legítimo” –

 

Los grupos armados palestinos, entre ellos el brazo militar de Hamás, han disparado más de 3.100 proyectiles contra Israel desde el inicio de las hostilidades, el mayor número lanzado sobre suelo israelí, precisó el ejército, según el cual gran parte fueron interceptados por su escudo antimisiles Cúpula de Hierro.

“Nuestra campaña contra las organizaciones terroristas sigue a pleno régimen”, aseguró el domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que justificó el bombardeo de una torre de 13 plantas que albergaba los locales de la cadena de información catarí Al Jazeera y la agencia de prensa estadounidense Associated Press (AP).

Era un “objetivo perfectamente legítimo”, declaró antes de precisar que se basó en informaciones de los servicios de inteligencia.

Entérate más:  OEA condena arresto de opositores en Nicaragua y pide su "inmediata liberación"

El ejército israelí, que asegura que su objetivo son los locales y equipos de Hamás, algunos comandantes y túneles subterráneos, acusa al movimiento islamista de usar a los civiles como “escudos”.

En su feroz ofensiva contra Hamás, el ejército israelí anunció que había atacado los domicilios de Yahya Sinouar, jefe del grupo yihadista en la Franja, y de su hermano, “un militante terrorista”. Fuentes de la seguridad palestina confirmaron el bombardeo pero se ignora la suerte de Sinouar.

 

– Enfrentamientos –

 

La última gran confrontación entre Israel y Hamás remonta al verano de 2014. El conflicto de 51 días destrozó la Franja de Gaza y dejó al menos 2.251 muertos de lado palestino, la mayoría civiles, y 74 en filas israelíes, en su mayoría soldados.

La violencia “tiene el potencial de provocar una crisis de seguridad y humanitaria incontrolable y fomentar todavía más el extremismo”, alertó el domingo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad.

“Este ciclo insensato de derramamiento de sangre, terror y destrucción debe cesar inmediatamente”, imploró, aunque la tercera reunión virtual terminó sin avances.

Entérate más:  MP tomará las acciones necesarias para salvaguardar las investigaciones del Caso Coral

Según diplomáticos entrevistados por la AFP, Estados Unidos se negó de nuevo el domingo a emitir una declaración conjunta que permita lograr rápidamente el cese de los enfrentamientos.

La actual violencia estalló tras una andanada de cohetes disparados por Hamás contra Israel en “solidaridad” con centenares de palestinos heridos en los disturbios con la policía israelí en Jerusalén Este, en unas manifestaciones provocadas por la amenaza de expulsión forzada de familias palestinas a favor de colonos israelíes en el barrio de Sheij Jarrah.

El domingo por la noche, en ese barrio, un vehículo embistió a una patrulla israelí dejando varios heridos. La policía anunció que dio muerte al atacante.

Además informó que hizo “cierto número de detenciones” tras los enfrentamientos nocturnos registrados en otros sectores de Jerusalén Este, ocupado y anexado por Israel.

Las hostilidades se extendieron a Cisjordania, territorio palestino también ocupado por Israel desde 1967 donde los enfrentamientos con el ejército israelí han causado 19 muertos palestinos en la última semana.

Israel también se enfrenta en su territorio a violencia intercomunitaria en las ciudades mixtas donde viven judíos y árabes israelíes.