ESPN- Como otra aparición en el plato más de las 9895 en su carrera, un 3 de junio de 2003, Sammy Sosa se paró a enfrentar al lanzador de los Tampa Bay Rays Devils, Geremi González, y en conteo de 3-2 el dominicano conectó un rodado que rompió su bate.

Y el corcho tomó otro significado más que tapones de botellas o materiales de construcción, y sería algo que acompañaría por toda su vida y su carrera de forma negativa al dominicano.

El episodio tuvo mayor significado que las medidas que se tomaron durante el partido (eliminación de carrera empujada, expulsión) y que los ochos partidos de suspensión que recibió el jardinero de los Chicago Cubs.

Fue un momento que para muchos manchó el legado de Sammy Sosa en las Grandes Ligas. “Uso el bate para las prácticas de bateo”, expresó el dominicano en ese momento. “Es algo por lo que me responsabilizo. Es un error, lo sé. Lo siento. Sólo quiero disculparme con toda la gente a quien avergoncé”.

Entérate más:  Estrellas Orientales ponen a la venta abonos con precios especiales

Y no hay razón para no creerle. Las investigaciones subsiguientes no encontraron ninguna evidencia de que existiera corcho en otros 76 bates que tenía Sammy en su vestidor y tampoco en otros bates que no estaban en su poder como los que llevaron a Cooperstown.

Nunca vimos la intención de que Sosa quisiera ocultar o recuperar el bate al momento de romperse, que muy probablemente hubiera sido la acción de alguien consciente de una trampa.

Pero el dominicano pagó el precio por ello y admitió que fue un error por aquel incidente aislado, un incidente que lamentablemente lo acompañará durante toda su vida y le dará combustible a todo aquel que aboga por que no entre al Salón de la Fama.

Y aunque para muchos haya caído un ídolo de un pedestal, un episodio como ese no debe ser razón para borrar y minimizar todo lo que ‘Slammin’ Sammy’ aportó a una era del béisbol que siempre estará marcada por su figura y sus hazañas.

Entérate más:  Pedro Martínez a Yermín Mercedes: "No te retires"

Todos los que vivimos y disfrutamos de la era de Sammy Sosa, esperamos que algún momento se pueda dar un justo acercamiento entre el slugger dominicano, los Cubs y el béisbol en general.