Los Brooklyn Nets no desfallecieron tras la lesión de James Harden en el primer minuto y derrotaron 115-107 los Milwaukee Bucks este sábado en el arranque de las semifinales de la conferencia Este.

Ante su público, Kevin Durant y Kyrie Irving, las otras dos superestrellas de Brooklyn, se combinaron para anotar 54 puntos y compensar la ausencia de Harden, que volvió a sufrir un problema de isquiotibiales cuya gravedad aún se desconoce.

“Intentamos que no fuera demasiado emotivo ahí fuera, pero al perder a uno de tus líderes así en la primera jugada del partido, tuvimos que reagruparnos durante un par de minutos y pensar en lo que iba a pasar”, explicó Durant, que elogió a los compañeros que asumieron un mayor protagonismo.

“Los chicos entraron y simplemente trataron de jugar muy duro. No nos importó nada más que jugar y ejecutar el plan de juego y dejarlo todo ahí fuera”, reconoció.

Durant sumó 29 puntos y 10 rebotes e Irving 25 puntos y 8 asistencias mientras el griego Giannis Antetokounmpo, líder de los Bucks, terminó con 34 puntos y 11 rebotes.

Entérate más:  El día que Michael Jordan rechazó 135 millones de dólares por trabajar dos horas

“Todos teníamos que dar un paso adelante. Lamentablemente hemos jugado sin él (Harden) la mayor parte de la temporada. Tenemos chicos que pueden dar ese paso y luego Kevin y Kyrie hacen lo suyo”, dijo el veterano Blake Griffin, que completó una de sus mejores actuaciones en Brooklyn con 18 puntos y 14 rebotes.

Los Nets, que derrotaron por un cómodo 4-1 a los Boston Celtics en la primera ronda, vieron partir a Harden de la cancha cuando no se había cumplido un minuto de juego.

El escolta, que ya estuvo cinco semanas de baja entre abril y mayo por un problema de isquiotibiales, se volvió a romper en una entrada a canasta.

Con 43 segundos disputados, el técnico Steve Nash pidió tiempo muerto y Harden se marchó caminando por su propio pie a los vestuarios del Barclays Center de Brooklyn (Nueva York).

“Es descorazonador”, dijo el técnico de Nets, Steve Nash. “No sé si jugará el próximo partido, no tengo ni idea, pero es descorazonador que no jugara esta noche”.

“Estábamos bien preparados para esta eventualidad pero nunca quieres ver algo así con un jugador como James, tan importante y responsable, afirmó.

Máximo anotador de las tres pasadas temporadas de la NBA, Harden aterrizó en enero en los Nets después de que forzara el traspaso desde los Houston Rockets alegando que quería luchar por un campeonato.

Entérate más:  El día que Michael Jordan rechazó 135 millones de dólares por trabajar dos horas

El MVP (Jugador Más Valioso) de 2018 pidió jugar con Durant e Irving para formar un superequipo que llegó a los playoffs como gran candidato al título.

En la serie ante los Celtics, Harden promedió unos estratosféricos 27,8 puntos, 3,8 triples, 7,2 rebotes, 10,6 asistencias y 2 robos.

 

– Durant decide –

 

Los Nets mantuvieron a raya a Antetokounmpo, Khris Middleton (13 puntos y 13 rebotes) y Jrue Holiday (17 y 9) hasta llegar al descanso con una mínima ventaja de 63-61.

En el tercer periodo, los locales pusieron la directa con un parcial de 35-23 aprovechando la inusual falta de puntería de su rival.

El líder en los dos lados de la pista fue Kevin Durant, que no deja ninguna señal de la grave lesión del tendón de Aquiles que le dejó en blanco toda la pasada campaña.

El alero, en busca de su tercer anillo a sus 32 años, se encargó de la defensa de Antetokounmpo y apareció en todos los momentos decisivos para decantar el triunfo para su equipo.

Entérate más:  El día que Michael Jordan rechazó 135 millones de dólares por trabajar dos horas

Antetokounmpo, que anhela llegar a sus primeras Finales, anotó siete puntos seguidos para poner a los Bucks a 10 puntos de distancia (103-93) en el último cuarto pero Durant frenó rápidamente la racha.

Milwaukee, que barrió 4-0 a los Miami Heat en la primera ronda, tuvo una terrible noche en el lanzamiento con un 20% de efectividad en triples (6/30) y un 57,9% en tiros libres (11/19).

“Tuvimos problemas con el tiro y no competimos tan duro defensivamente”, diagnosticó Giannis tratando de calmar los ánimos. “Tenemos que seguir siendo nosotros, seguir jugando juntos. Vamos a estar bien”.