El huracán Elsa fue degradado a tormenta tropical la tarde del sábado, mientras se acerca a Haití y República Dominicana, con fuertes vientos y precipitaciones.

Elsa, que debe dirigirse luego hacia Florida, Estados Unidos, se convirtió el viernes en el primer huracán de la temporada, clasificado en la categoría 1 en la escala Saffir-Simpson de un total de 5.



Sin embargo, sus ráfagas de viento llegaban a un máximo de 110 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), que dijo esperar que la tormenta se seguirá debilitando el domingo.

El sur de Haití permanece en estado de alerta y se prepara para recibir «fuertes ráfagas de viento», «inundaciones severas» y «deslizamientos de tierra», según la Protección Civil del país.

De acuerdo a las previsiones del NHC, «Elsa se moverá cerca de la costa sur de La Española más tarde hoy [sábado] y esta noche, y cerca de Jamaica y porciones del este de Cuba el domingo».

«El lunes, se espera que Elsa pase a través del centro y oeste de Cuba y se dirija al estrecho de Florida», para luego desplazarse «cerca o en parte del oeste de Florida el martes», agregó.

La tormenta tropical podría provocar marejadas de hasta 1,5 metros por encima de lo normal en la costa sur de Cuba, de hasta 1,2 metros en la costa de República Dominicana y Haití.

Las autoridades haitianas habían aumentado en la mañana del sábado el nivel de alerta a rojo, el máximo, para el conjunto del país.

 

– Violencia de pandillas –

 

Haití podría quedarse sin suministros de emergencia ya que buena parte se utilizó para asistir a las miles de personas desplazadas por la violencia de las pandillas.

«Desde principios de junio, hemos tenido personas desplazadas en el área metropolitana para las que tuvimos que movilizar parte de nuestros recursos que estaban preparados para la temporada de huracanes», dijo a la AFP Jerry Chandler, director de Protección Civil Haitiana.

Miles de residentes de varios barrios muy pobres de la capital Puerto Príncipe, escenarios de enfrentamientos entre pandillas, se vieron obligados a huir de sus hogares desde hace un mes.

Unas horas antes del inicio del mal tiempo, Protección Civil trabajaba para reponer las existencias de alimentos y equipo de emergencia, pero la crisis de seguridad se lo puso difícil.

Las pandillas, que controlan parte de la única carretera nacional que conecta los departamentos del sur con la capital, impiden la libre circulación de personas y mercancías.

Incluso si las autoridades tuvieran suficientes existencias, «sería necesario poder transportarlas. Para poder acceder a los departamentos que están amenazados en el sur, tenemos que pasar por las zonas rojas», explicó Chandler.

En octubre de 2016, el huracán Matthew dejó más de 500 muertos en el sur de Haití y causó daños por casi 2.000 millones de dólares.

 

– Mala noticia para Surfside –

 

En el sur de Florida (costa sureste de EEUU), la tormenta tropical Elsa podría traer precipitaciones, inundaciones y fuertes ráfagas de viento, pero eso dependerá de cómo se desarrolle a medida que avanza por las islas del Caribe, dijo el NHC.

Se espera que Elsa llegue a Los Cayos, al sur de la península de Florida, en torno a las 06h00 GMT del martes, y luego suba hacia Jacksonville.

El clima relacionado con el huracán es una mala noticia para la ciudad de Surfside, cerca de Miami, donde siguen las tareas de búsqueda de víctimas tras el derrumbe parcial de un edificio la semana pasada que hasta el momento deja 24 muertos y 124 desaparecidos.

Ante temores de un nuevo colapso, las autoridades optaron por demoler el resto del edificio antes de que llegue la tormenta.

Se espera que en Florida se desplacen 2,6 millones de vehículos a la carretera este fin de semana largo del 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, según el periódico local Sun Sentinel, que cita a la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA).

Entérate más:  EEUU es el mayor contaminador con plásticos del mundo, según informe