Santo Domingo. El humorista Fausto Mata reconoció que antes de ser famoso era emocionalmente más estable antes de alcanzar la fama debido a que tenía el acompañamiento de su madre y abuela en medio de las precariedades económicas. “Estaba bien, cualquier cosita pequeña para mi era mucho… ahora me siento vacío, muchos cristianos me llaman y me dicen que si es hora de encomendarme a Dios “

El actor a aseguró que se encuentra en proceso de recuperación tras sufrir varios quebrantos de salud, provocados por la ansiedad y una depresión crónica.

Narró que su situación se complicaba cada día, llegando a sentir taquicardia, mareos, miedo, incertidumbre, generados por la fuerte depresión que se agravaba a medidas que iba escalando profesional y económicamente.

“Todos los días me daba eso a las tres de la mañana, y gracias a Dios que esta torre tiene ascensor, porque por los escalones no iba a poder bajar nunca. Llegué a un extremo de que todos los vecinos míos tienen mi teléfono, tan pronto los llamo vienen y me ayudan a bajar, porque no aguanto ni el ascenso”, confesó al ser entrevistado para Las Exclusivas de José Peguero.

Entérate más:  Video: Locutor Alberto Vargas denuncia la forma en que Twitter le cerró su cuenta

Señaló que llegó a un punto que cuando utilizaba el ascensor y este comenzaba a descender, sentía que iba bajando hacia el invierno, lo que le provocaba un miedo indescriptible, a tal grado que no podía hilvanar las ideas, que hablando sobre un tema saltaba con otro.

“Pensé que me estaba volviendo loco, que tenía una neurinoma o algo peor de ahí. Yo estaba cada noche con los ojos abiertos, no quería cerrar los ojos porque creía que me iba a quedar”, relató.

Dijo que la misma sensación tenía cuando estaba sentado en el sofá, al pensar que estaba temblando la tierra. “Yo me sentaba aquí y comenzaba a temblar, le preguntaba a la gente que, si estaba temblando la tierra, me decían que no, solo yo lo sentía”.

Considera que sus quebrantos de salud se empeoraron cuando rompió la relación recientemente con la que era su compañera sentimental, a quien solía contarle las cosas que sucedían en su vida.

Entérate más:  The Voice Dominicana: Lo que pasó en el tercer capítulo

El humorista confiesa que todavía la ama, pero se dio cuenta que esa relación no funcionaba, tomando la iniciativa de terminarla. “Fui yo que me di cuenta de que no podíamos seguir, y para yo hacerle daño emocionalmente, preferí dejarla yo”, dijo.

Proceso de recuperación

Para buscarle solución a la situación por la que estaba pasando, Mata acudió al médico, allí le mandaron a hacer varios estudios para determinar la causa de su padecimiento.

“Los estudios que me estaba solicitando me preocupaba más. Cuando te hablan resonancia, de tomografía, de sonografía, de electrocardiograma, cuando te hablan de todas esas cosas juntas… yo me pregunté: Dios mío, pero qué es lo que tengo, por qué me piden tantos estudios”.

Al llevar los resultados, su especialista le dijo que tenía un trastorno depresivo, además de otras complicaciones de salud, entre ellas el colesterol alto, sinusitis y la presión alta.

“Ya estoy de este lado; estoy más tranquilito, más relajado, porque ya sé exactamente cuál es mi padecimiento y eso me permite tener más consciencia de lo que tengo.

Entérate más:  Angelina Jolie se anota un triunfo en la batalla legal con su ex Brad Pitt

En este proceso de recuperación, Fausto Mata manifestó que su mejor terapia es cuando recibe la visita de sus tres hijos, pero que cuando se van vuelve a recaer. Dijo que espera superar esta crisis y encontrarse con la felicidad y la tranquilidad.

Recomendó a las personas que tiene problemas emocionales recurrir a un especialista. “Háblelo, compártalo, porque quedarse con eso, usted se altera más y le provoca cosas, como a mí, que a nadie se las deseo”, enfatizó.