Nueva York dio un primer paso hacia la vacunación obligatoria para el personal de sus hospitales: desde ahora miles de empleados de los hospitales públicos de la ciudad deberán vacunarse contra el covid o someterse a un test cada semana, una prueba de la creciente inquietud ante la variante Delta.

“Vigilamos la variante Delta y su impacto y es hora de introducir cambios”, dijo el alcalde Bill de Blasio en una conferencia de prensa. “Es un primer paso (…) Si no vemos que las cifras de vacunación aumentan lo suficientemente rápido, contemplaremos otras opciones”, advirtió.

Es la primera vez que la mayor metrópolis estadounidense, donde cerca del 58% de la población ha recibido ya al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, adopta una medida que implica cierta obligatoriedad.

La norma se aplicará a partir del 2 de agosto a unos 30.000 empleados de los 11 hospitales públicos municipales.

Aunque el personal tiene aún la opción de no vacunarse y someterse a un test cada semana, “no tengo ninguna duda de que esto alentará a la gente a vacunarse”, dijo el alcalde, quien espera que los hospitales privados sigan el ejemplo.

Entérate más:  Andrés Bautista acusa a Jean Alain de dañar su imagen y honor

El anuncio tiene lugar en medio de una polémica creciente sobre cómo subir la tasa de vacunación frente a la variante Delta, que representa ahora un 83% de los casos en Estados Unidos, según las últimas estimaciones.

Algunos altos funcionarios de la salud quieren que la vacunación sea obligatoria a nivel federal, al menos para ciertas categorías de la población. Pero varios estados gobernados por republicanos adoptaron leyes que prohíben las medidas coercitivas, sobre todo en las escuelas.

A fines de junio, la alcaldía de San Francisco impuso la obligatoriedad de la vacuna para todos los empleados municipales. Pero condicionó la medida a una aprobación completa de las vacunas contra el covid-19 por parte de la agencia estadounidense que supervisa los medicamentos, la FDA, y esto no es esperado antes de varias semanas.

Frente a la progresión de la variante Delta, San Francisco finalmente decidió exigir la vacunación desde el 15 de septiembre a sus empleados más expuestos.

Entérate más:  Abinader advierte que su Gobierno “no tolerará” corrupción