Japón anunció este jueves haber suspendido el uso de 1,63 millones de dosis de la vacuna anticovid de Moderna, después de detectarse impurezas en algunos viales que, según medios locales, se fabricaron en España.

El grupo farmacéutico nipón Takeda, que importa y distribuye en Japón esta vacuna, declaró en un comunicado haber recibido “informes de varios centros de vacunación, según los cuales se descubrieron cuerpos extraños” en frascos sellados.

“Tras consultar con el ministerio de Salud, decidimos suspender el uso” de todas las vacunas de tres lotes, es decir 1,63 millones de dosis en total, agregó el grupo.

Takeda llamó al laboratorio estadounidense Moderna a llevar a cabo una “investigación urgente” de estos lotes que, según medios locales, se produjeron en España.

Las impurezas de detectaron en 39 viales en ocho centros de vacunación en Japón, según la cadena de la televisión pública NHK.

Los frascos pertenecían a uno solo de los tres lotes señalados. Pero los otros dos también fueron retirados por precaución, explicó el jueves el portavoz del gobierno, Katsunobu Kato.

Entérate más:  Fundever pide al presidente modificar constitución para que legisladores puedan ser procesados judicialmente

En rueda de prensa, el vocero aseguró que “nada indica” que las dosis incriminadas fueron administradas.

El personal médico suele inspeccionar los viales antes de inyectar las dosis, precisó el ministerio japonés de Defensa, que gestiona los centros de inmunización.

Alrededor del 43% de la población está completamente vacunada en Japón, que enfrenta actualmente niveles récord de contagios diarios a causa de la variante delta.