Trillar el camino hacia la meta con firmeza y optimismo, superando múltiples dificultades, ha sido clave asumida por un trabajador dominicano de estrato social humilde.

Rafael Iles se inició en el mundo laboral como empleado en una estación gasolinera y tras una larga jornada de estudios se ha convertido en Consultor Empresarial en materia tributaria, con varias especialidades, incluido en Auditoría Forense.



Con la ayuda de una tía, tras recibirse de bachiller, este joven -oriundo de La Jagua, en la provincia Monte Plata- llegó en 2002 a la capital para estudiar en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), alcanzado el primer peldaño en su carrera profesional: Licenciado en Contabilidad .

Para costear los estudios y cubrir sus necesidades básicas, Iles, laboró como empleado de pista en una estación de expendio de combustibles y tenia que hacer malabares de horario para poder cumplir con el ciclo de estudios.



Al poco tiempo de graduarse, logró por primera vez poner en práctica su conocimiento, como auditor junior en una reconocida firma de auditores externos, convirtiéndose tras varios estudios de especialización en el área en Contador asesor de varias empresas.

Entérate más:  Destituyen la vocera de la Policía


A los 37 años de edad, Iles, además de licenciado en Contabilidad, se ha especializado como Contador Tributario certificado, es miembro de los Institutos de Contadores Públicos Autorizados y Auditores Internos de República Dominicana así como miembro del Instituto Internacional de Auditores Forenses Antifraudes (IIAFA).

El pasado 27 de septiembre de este año, recibió el título que le acredita como Auditor Antifraudes.

Rafael confesó al InformadorDominicano.com que no contempla dejar su carrera hasta ahí, sino que tiene proyectado realizar otras especializaciones.

En la actualidad, Iles es consultor de varias empresas y hace las veces de asesor a particulares interesados en mantener actualizado sus obligaciones tributarias.

Asegura además, que el rol logrado mediante el sacrificio y la dedicación, no ha modificado su idiosincrasia de ciudadano humilde y amoroso con su familia, amigos y otros relacionados.