La explicación del presidente Luis Abinader en torno a la inversión de su familia en paraísos fiscales es tan convincente que basta para despejar cualquier sospecha sobre su conducta.

El mandatario aclaró que su familia invirtió en empresas offshore porque hasta 2008 “el sistema legal de República Dominicana no tenía una ley corporativa eficiente y actualizada”, por lo que “usar compañías dominicanas para comprar o intercambiar bienes en el extranjero solía ser un reto, y todavía lo es, debido a la falta de reconocimiento que estas compañías tienen en jurisdicciones extranjeras”.



En los Papeles de Pandora, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación encontró que las empresas Litlecot y Padreso, de la familia Abinader, operan en paraísos fiscales. La investigación relaciona con la supuesta evasión impositiva a 35 líderes mundiales, incluidos 14 latinoamericanos.

Los nombres de los presidentes Sebastián Piñera, Chile, y Guillermo Lasso, Ecuador, aparecen en la investigación junto a los de otros exgobernantes de la región. Medios que patrocinaron la investigación han reconocido la transparencia de Abinader.

Entérate más:  Quejas porque Abinader no cumple promesas