Santo Domingo. El periodista Varga Vila Riverón alertó sobre la peligrosidad de la pandilla 400 Mawozo que secuestró un grupo de misioneros y sus familiares, en su mayoría estadounidenses cerca de Puerto Príncipe.



«Esta banda se caracteriza mayormente por la violencia, por el terrorismo, ellos han establecido una especie de zona territorial porque se dedican hasta a cobrar impuestos a algunas empresas que están en la zona de Croix-des-Bouquets y otras comunas en la región sur, ellos han sustituido hasta al propio Estado Haitiano que en la actualidad prácticamente no tiene autoridad » expresó el comunicador en Las Exclusivas de José Peguero.

Riverón entiende que el rapto de los misioneros pudo haber sido planificado mucho antes de su llegada al territorio haitiano ya que los extranjeros llegaron con muy poca seguridad a una zona apache donde están ubicadas las bandas más peligrosas.



De acuerdo a reportes a los que tuvo acceso el comunicador en los primeros 9 meses de este año en Haití se contabilizaron 628 secuestros, en su mayoría a dominicanos que pasan hacia el vecino país a realizar actividades comerciales, pero que la situación es tan convulsa que las retenciones se hacen a empresarios de ese país, exigiendo altas sumas para su liberación.

Entérate más:  La erupción de un volcán en Indonesia causa 14 muertos


La organización religiosa de la que son miembros los misioneros dijo en su comunicado que regresaban de una visita a un orfanato cuando fueron secuestrados junto a miembros de sus familias.

Los misioneros quedaron en manos de la pandilla «400 Mawozo», que desde hace meses realiza raptos y robos en la zona situada entre Puerto Príncipe y la frontera con República Dominicana, señaló la fuente.

Algunos de ellos realizaban su primera viaje a Haití.

Una de las personas secuestradas envió un mensaje desesperado a un grupo de WhatsApp cuando ocurrió el incidente, dijo el diario estadounidense The Washington Post.

«¡Oren por nosotros por favor! Estamos secuestrados, secuestraron a nuestro conductor. Oren, oren, oren. No sabemos a dónde nos llevan», se lee en el mensaje según el diario.