Ingka, principal red de tiendas del gigante del mueble sueco Ikea, pagará 100 millones de euros (128 millones de dólares) en primas a todos sus empleados por sus «esfuerzos extraordinarios» durante la pandemia de covid-19, anunció el viernes.

«La pandemia nos ha puesto en una situación para la que, creo, ninguno de nosotros estaba realmente preparado […], pasamos de una actividad principalmente [física] a una actividad en línea en dos semanas», declaró a la AFP Ulrika Biesèrt, una responsable del grupo.



Ingka opera en 32 mercados en todo el mundo y da trabajo a más de 170.000 personas.

La prima se repartirá entre todos los mercados Ingka y entre todos los trabajadores «que estaban empleados al 31 de agosto de 2021 y que seguirán en su puesto cuando se realice el pago, en enero de 2022», explicó el grupo. El reparto global dependerá del nivel del sueldo de cada mercado.



Esa paga extraordinaria se sumará a una prima anual basada en el rendimiento de la empresa.

Entérate más:  Ministro de Salud considera factible vacunación casa por casa


Ingka, que es responsable de cerca del 90% del volumen de negocio del gigante sueco del mueble, ha resistido bastante bien los efectos de la crisis del covid-19, pese a una bajada de sus beneficios en su ejercicio de septiembre 2019-agosto 2020. 

El impacto negativo de los cierres de tiendas y de las restricciones se vio compensado en buena parte por el gasto de los consumidores en acondicionar sus hogares, pues el coronavirus obligó a la gente a pasar mucho más tiempo en casa, según Ingka.

Para su ejercicio septiembre 2020-agosto 2021, el grupo anunció a mediados de octubre un aumento del 6,3% de su volumen de negocios, impulsado por el comercio en línea.