NUEVA YORK._ Joseph Martínez, de 69 años de edad, sospechoso de estrangular a la niña de origen dominicano Minerliz Soriano Cepeda quien tenía 13 y tirar el cadáver en un contenedor de basura detrás de la tienda de videos “Hollywood” en Co-op City en El Bronx el domingo 24 de febrero de 1999, fue arrestado ayer lunes en el cuartel 49 donde fue citado gracias a un cruce de ADN de un pariente suyo que murió.

Martínez, que también se hace llamar “Júpiter Joe” por usar un telescopio de gran tamaño en el Metro y las calles de El Bronx para mostrar más de cerca a niños y adultos lo astros y la luna, no tiene récord criminal y según fuentes de la investigación en el interrogatorio ayer lunes en el cuartel 49 de ese condado no dijo una palabra los detectives de la unidad de casos fríos (Cold Cases) que por más de dos décadas estuvieron detrás de su pista.



Salió del cuartel medio cojeando, con la cabeza baja mirando hacia el suelo y en absoluto silencio cuando los reporteros le preguntaron por qué asesinó a la niña.

En febrero de este año, Luis Soriano, padre de la infortunada menor y su tía, Amelia Soriano de 72 años aparecieron en el canal Bronx News 12, reclamando la captura del asesino y que se haga justicia.



A pesar de una recompensa de $11,000 dólares que se mantuvo por los 23 años de la búsqueda, la policía nunca recibió una confidencia confiable sobre el posible asesino.

El cuerpo de la niña fue encontrado en una bolsa plástica y vestido por un desamparado que hurgaba en los desperdicios del referido establecimiento en la avenida Bartow una milla de la calle Pelham Parkway South, donde la niña vivía.

La menor que es descrita por sus padres, familiares y allegados como una estudiante de excelencia y muy madura para su edad adolescente, estudiaba el séptimo grado en la escuela intermedia MS 145 / Frank D. Whalen en El Bronx.

Tenía una hermana, Nadia a la que siempre esperaba que saliera de su escuela para protegerla y llevarla a la casa.

La policía dijo ayer que Martínez no tiene récord judicial y que los investigadores hicieron lo que denominan un enlace de ADN que resolvió el caso.

Los investigadores analizaron el ADN de la escena, utilizando una técnica llamada “búsqueda de ADN familiar”, para ver si una muestra puede coincidir parcialmente con un delincuente convicto que ya se encuentra en la base de datos del estado.

Encontraron una coincidencia con un pariente fallecido de Martínez que cumplió condena en la cárcel.

La niña no fue agredida sexualmente ni violada por Martínez. La Oficina del Médico Forense dictaminó que murió a causa de una fuerte comprensión en el cuello (estrangulamiento).

Su padre dijo ayer lunes cuando fue enterado del arresto de Martínez en una llamada telefónica que espera que el acusado se vaya al infierno.

Dijo que él y la madre de su hija, señora Minerva Cepeda nunca perdieron la esperanza de que el asesino fuera capturado.

La niña fue criada desde su nacimiento por el señor Ray Robles quien en su momento quedó destrozado por el homicidio

Él y la madre fueron investigados e interrogados por la policía debido a versiones de vecinos de que la niña no llevaba una vida a la altura de su edad, ya que se le veía hasta por las noches yendo a la bodega a comprar la comida de la casa y haciendo otras labores domésticas para adultos.

La pareja fue descartada por los investigadores.

Se espera que hoy martes, Martínez sea instruido formalmente de dos cargos por asesinato en segundo grado en un tribunal de El Bronx y una conferencia de prensa anunciad por la policía en la que se ofrecerán amplios detalles sobre el caso.