La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) activó este jueves sus planes de defensa y realizará el viernes una cumbre virtual de emergencia a raíz de la ofensiva militar de Rusia en territorios de Ucrania.

El secretario general de la alianza militar, el noruego Jens Stoltenberg, aseguró que la OTAN «no tiene tropas en Ucrania ni tiene planes de enviar tropas a Ucrania».



El funcionario informó que el Consejo del Atlántico Norte (CAN, los representantes de los países miembros ante la OTAN) decidieron activar los planes de defensa ante un pedido del máximo comandante militar de la alianza, el general estadounidense Tod Wolters.



La activación de esos planes concede autoridad a los comandos militares a movilizar tropas y recursos con más rapidez, «dentro de guías políticas previamente definidas».

Esto permite la relocalización de fuerzas de la respuesta rápida de la OTAN, estimada en más de 40.000 soldados, en el espacio comprendido por los países de la alianza militar.

Entérate más:  El petróleo sube impulsado por China y Suecia

Se trata de la primera vez que la OTAN anuncia públicamente la activación de sus planes de defensa, que habían sido definidos después de la anexión de la península de Crimea, en 2014.

«Hemos aumentado nuestra presencia en el Este de Europa desde hace semanas. Tenemos miles de soldados y tendremos aún más fuerzas en los próximos días», apuntó el funcionario.

Stoltenberg también confirmó que los líderes de la OTAN realizarán el viernes una cumbre por videoconferencia.

El CAN había realizado en la mañana de este jueves una reunión de urgencia para tratar la crisis ruso-ucraniana, pero desde numerosas capitales europeas surgieron llamados por una reunión urgente de líderes.

Para el secretario general de la OTAN, Rusia «cerró la puerta a una solución política, y lamentamos que haya sido así». «Es la realidad, que tendrá consecuencias severas para los ucranianos», agregó.

En la madrugada de este jueves, Stoltenberg había condenado la operación militar rusa en Ucrania, a la que definió como un «ataque irresponsable y no provocado, que pone en riesgo incontables vidas civiles».

Entérate más:  Presentan las primeras 339 unidades policiales equipadas con car kits

Stoltenberg consideró que el ataque representa «una grave violación del derecho internacional y una seria amenaza a la seguridad euro-atlántica» y llamó a Rusia a cesar sus acciones militares de inmediato y respetar la soberanía e integridad territorial de Ucrania».